El robo de US$101 millones que estuvo oculto por un mes y fue descubierto gracias a un error ortográfico

  • 15 marzo 2016
Federal Bank Image copyright Getty
Image caption El robo se produjo a través de una cuenta en la Reserva Federal de Nueva York.

Es uno de los mayores robos bancarios de la historia y se produjo sin armas y sin derramar una gota de sangre.

Unos hackers, que todavía no han sido identificados, robaron en febrero pasado US$101 millones de las reservas de divisas del Banco Central de Bangladesh depositados en una cuenta en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

La infiltración se produjo los días 4 y 5 de febrero, cuando los hackers lograron entrar en el sistema del Banco Central y transferir el dinero de la cuenta en la Reserva Federal a varios casinos en Filipinas.

Pero el robo se mantuvo oculto durante un mes, porque el director del banco, Atiur Rahman, no informó del mismo al gobierno del país.

Rahman tuvo que dimitir después de ser calificado de "incompetente" por parte del ministro de Economía.

Image copyright Getty
Image caption Atiur Rahman, presidente del Banco Central, dimitió al conocerse la magnitud del robo.

"Fue casi como un ataque de extremistas, como un terremoto. No supe cómo sucedió, donde se originó ni quién lo hizo", dijo Rahman.

"Cuando me informaron me quedé perplejo".

Según reportes de prensa que citan a autoridades bancarias, la banda utilizó credenciales robadas para que las peticiones de transferencia parecieran legales.

Los hackers hicieron hasta 35 solicitudes de transferencias por valor de US$951 millones desde esa cuenta, que se utilizaba para pagos internacionales.

Pero un error en el nombre de uno de los receptores de fondos llevó al Deutsche Bank, que actuaba como intermediario, a pedir aclaraciones al Banco Central de Bangladesh, que entonces detuvo las transferencias.

Transacciones sospechosas

Image copyright Getty
Image caption El dinero acabó en casinos en Filipinas.

Alrededor del mismo momento, el Banco de la Reserva Federal de Nueva York había alertado al Banco Central de Bangladesh sobre una serie de solicitudes sospechosas.

Las solicitudes levantaron sospechas por dirigirse a cuentas privadas, no de otros bancos, y porque eran demasiadas.

Pero los ladrones ya habían logrado transferir US$101 millones a cuentas en Sri Lanka y Filipinas cuando el Deutsche Bank identificó el error que hizo actuar a las autoridades bangladesíes.

Unos US$20 millones fueron recuperados en Sri Lanka.

El gobierno de Bangladesh responsabilizó públicamente al Banco de la Reserva Federal de Nueva York por no descubrir antes la transacción sospechosa.

Image copyright Getty
Image caption El dinero robado pertenecía al Banco Central de Bangladesh.

Pero un portavoz de la Reserva Federal negó que sus sistemas hubieran sido hackeados y dijo que las transferencias se hicieron aplicando los protocolos existentes.

"No hay evidencia de ningún intento de penetrar los sistemas de la Reserva Federal en conexión con estos pagos, y no hay ninguna evidencia de que los sistemas se hayan puesto en duda", dijo.

Contenido relacionado