Lo que se sabe de los ataques en el aeropuerto y en el metro de Bruselas reivindicados por Estado Islámico

  • 22 marzo 2016
Image copyright AFP
Image caption La policía publicó la imagen de quienes consideran los tres sospechosos del ataque en el aeropuerto.

Bélgica se declaró este martes en alerta máxima después de que tres explosiones, dos en el aeropuerto y una en el metro, dejaran 31 muertos y 270 heridos en Bruselas, en una serie de atentados reivindicados por el grupo autodenominado Estado Islámico.

Con el país sumido en el luto, la policía inició ese mismo día un operativo para encontrar a los implicados en los ataques y a sus cómplices.

Y este miércoles el fiscal federal Frederic Van Leeuw compareció ante los medios de comunicación y confirmó que dos de los participantes en los ataques fueron los hermanos Brahim y Khalid el Bakraoui, quienes se inmolaron.

También informó que no pudieron identificar a un segundo atacante del aeropuerto y que otro de los implicados sigue prófugo.

En hora punta

Image copyright AP
Image caption El Ministerio de Salud y el operador de trenes subterráneos informaron que se han confirmado 11 muertos en el aeropuerto.

Los atentados tuvieron lugar temprano en la mañana. Las dos primeras explosiones, las del aeropuerto de Zaventem, a 7 kilómetros de Bruselas, fueron a las 07:00 de la mañana (hora local).

Una hora más tarde se registró otra explosión en la céntrica estación de metro de Maalbeek, también en la capital.

De acuerdo a los datos más recientes, ofrecidos por un funcionario de seguridad que quiso mantenerse en el anonimato, los muertos entre ambos incidentes ascienden a 34.

Otra bomba fue encontrada después y destruida con una detonación controlada.

"Heridas de guerra"

En el aeropuerto, Gavin Lee, enviado especial de la BBC, habló con testigos que le describieron el horror de la escena.

"La gente corría por encima de los que habían caído, no podía respirar, no me creo que estoy viva", le dijo Antoine, joven de 15 años mientras caminaba junto a sus compañeros de la escuela.

Mientras le hablaba Antoine a la BBC, pasaba una fila de tres autos fúnebres en dirección a las ruinas del aeropuerto: la gente lloraba al verlos.

Image copyright AP KETEVEN KARDAVA
Image caption Las autoridades han decretado la "máxima alerta terrorista" en todo el país.

Al tiempo, numerosos turistas le preguntaban a los agentes de policía qué debían hacer, dónde podían ir para estar seguros y cuándo se reabriría el aeropuerto.

Pero los policías también estaban confundidos, aunque trataban de ofrecer la poca información que tenían.

De repente un oficial gritó: "Rápido, no se detengan, evacúen, esto es serio".

Image copyright Rozina Sini
Image caption Las imágenes muestran una columna de humo sobre una de las terminales.

Un bombero local, Pierre Meys, describió la situación de algunas de las víctimas como "heridas de guerra".

"Creo que esto es lo peor que he visto en mi carrera".

Las dos explosiones del aeropuerto se cree que tuvieron lugar en los extremos opuestos del área de facturación, una cerca del mostrador de la compañía American Airlines y otra junto a la cafetería Starbucks.

La agencia de noticias belga reportó que además se escucharon disparos así como gritos en árabe.

Una tercera bomba no hizo explosión y fue destruida por los servicios de seguridad.

Image copyright TWITTER ANTOINE BERTRAND

Por el aeropuerto de Zaventem pasaron el año pasado 23 millones de pasajeros. Y la explosiones tuvieron lugar en uno de los momentos del día en que la terminal está más concurrida.

El aeropuerto fue evacuado, se tuvieron que cancelar 500 vuelos y desviar medio centenar a otras terminales europeas. Las autoridades decretaron que permanezca cerrado también el miércoles y evaluarían si abrirlo el jueves.

Tras la captura de Abdeslam

Los ataques tuvieron lugar justo cuatro días después del arresto de Salah Abdeslam, el principal fugitivo de los ataques que en noviembre dejaron 130 muertos en parís y eso hace inevitable preguntarse si ambos hechos estarán relacionados.

Image copyright PA Wire

Además, tras la captura, el ministro de Relaciones Exteriores belga, Didier Reynders, informó del descubrimiento de un depósito de armas que "sugeriría que los cómplices de Abdeslam podrían estar preparados para llevar a cabo más ataques".

El ministro del Interior belga, Jan Jambon, dijo que el país se encuentraba en el máximo nivel de alerta ante posibles ataques en venganza por la captura de Abdeslam.

"Sabemos que frenar una célula... pone a otras en marcha. Somos conscientes de ello en este caso", dijo.

Image copyright bbc
Image caption El metro ha sido cerrado.

Sin embargo, las fuerzas de seguridad belga estiman que los ataques fueron planeados con tiempo.

Como señala el corresponsal de Seguridad de la BBC, Frank Gardner, aunque parece que el detenido, clave en los ataques de París, está cooperando con la justicia, expertos en contraterrorismo creen que una de las claves de la estrategia de EI sea que una célula desconozca qué planea otra.

Así que, como dijo el primer ministro belga, Charles Michel, ocurrió lo que se temían. "Es un día negro para Bélgica", dijo el primer Michel en una conferencia de prensa. El gobierno declaró tres días de luto oficial.

Image copyright AP
Image caption Los servicios de emergencia siguen trabajando en los lugares en los que ocurrieron las explosiones.
Image copyright No credit
Image caption Varios pasajeros del metro utilizaron las vías para salir.

Sin transporte

Las autoridades de Bruselas, sede de las principales instituciones de la Unión Europea, decretaron la "máxima alerta terrorista", nivel 4..

Durante horas, el transporte público permaneció cerrado y se le pidió a los ciudadanos que no salieran a la calle.

Image copyright AFP Getty
Image caption El primer ministro belga, Charles Michel, llamó a la serenidad y a la solidaridad.

Alrededor de las 4:00 pm, los trenes y autobuses comenzaron a volver a funcionar y se liberó la circulación de la gente.

Eso, pese a que desde el centro de gestión de la emergencia, Peter Mertens insistía en que continuaba siendo "real y seria" la amenaza de más ataques.

También permaneció suspendido durante horas el servicio del Eurostar, el tren de alta velocidad que comunica Londres con París y Bruselas. A media tarde regresó el servicio aunque "limitado".

La frontera entre Francia y Bélgica fue cerrada.

También se halló un paquete "sospechoso" en el palacio real, por lo que las instalaciones también fueron evacuadas.

El rey Felipe y la reina Matilde emitieron después un comunicado en respuesta a las explosiones. "Consternados por los odiosos ataques del (aeropuerto) internacional de Bruselas y del metro. Nuestros pensamientos están con las víctimas, sus familias y los servicios de emergencia", señalaron.

Image copyright AP
Image copyright PA
Image caption El techo falso de la sala de embarque del aeropuerto de Bruselas cayó y los cristales quedaron hechos añicos.

Reacciones

Las condenas a los atentados llegaron prácticamente desde todo el mundo.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas emitió una fuerte condena a los ataques y llamaron a intensificar los esfuerzos regionales e internacionales para "superar el terrorismo y el extremismo violento".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también quiso expresar su condena y expresó su confianza en que la respuesta de Bélgica y Europa sea "compromioso con los derechos humanos, la democracia y la coexistencia pacífica".

Los 28 gobiernos de la Unión Europea también reaccionaron y lo calificaron como un ataque a su "sociedad abierta y democrática".

Desde La Habana, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió hacer "lo que sea necesario" para ayudar a las autoridades belgas a hacer justicia.

"Nos levantamos en solidaridad con ellos para condenar estos indignantes ataques contra personas inocentes", dijo el mandatario.

También el primer ministro británico, David Cameron, dijo que Reino Unido hará todo para ayudar a Bruselas. Para ello, convocó al gabinete a una reunión urgente. Lo mismo que hizo en Francia François Hollande, quien desplegó unos 1.600 policías más en las fronteras, aeropuertos y estaciones de ferrocarril.

"Es un ataque a toda Europa", dijo el presidente de Francia en rueda de prensa. "Los ataques en Bruselas son la manifestación de una amenaza global que exige una respuesta global".

Image copyright AFP
Image caption Los líderes europeos han condenado las explosiones del metro y del aeropuerto de Bruselas.

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, también se ha manifestado sobre las explosiones en Bélgica.

Tras calificarlas de "bárbaras", expresó sus condolencias a los belgas a través de su secretario de prensa, Dmitry Peskov.

Image copyright AP

Por su parte, Al-Azhar de Egipto, considerada la escuela sunita más prestigiosa, dijo que los ataques de Bruselas violan las enseñanzas sobre tolerancia del islam.

Y como otros líderes, llamó a la comunidad internacional a enfrentar la "epidemia de terrorismo" actual.

Contenido relacionado