Karadzic, la historia del “gurú” de la medicina alternativa que fue condenado por genocidio

  • 24 marzo 2016
Radovan Karadzic Image copyright AFP
Image caption En esta secuencia de izquierda a derecha, se observa a Karadzic en una foto de 1994, en otra de 2008, cuando fue capturado, y en una imagen de ese mismo año, cuando se presentó ante el tribunal de La Haya.

El otrora líder serbiobosnio Radovan Karadzic fue durante años uno de los hombres más buscados del mundo.

Este jueves fue sentenciado a 40 años de prisión, tras ser hallado culpable de genocidio y crímenes contra la humanidad durante la guerra de Bosnia, entre 1992 y 1995.

Pero hay quienes lo conocieron durante su época en la clandestinidad, cuando practicaba la medicina alternativa, y lo calificaron como "una gran persona".

"Todo el mundo hubiera querido ser amigo de la persona que conocí", le dijo en 2008 a la BBC un sorprendido Goran Kogic, editor de la revista Healty Life (Vida sana), donde Radovan Karadzic había publicado sus artículos sobre medicina alternativa mientras era un fugitivo.

Image copyright Reuters
Image caption Karadzic con el general Ratko Mladic en una imagen de archivo en 1995.

"Era un hombre muy culto, tolerante y con gran sentido del humor, positivo y muy intelectual. Nunca hablamos de política", añadió.

Y es que durante una década en la clandestinidad, Karadzic vivió enmascarado en la figura del médico Dragan Dabic, una especie de "gurú" de la medicina alternativa.

13 años prófugo

El Tribunal Penal Internacional para la exYugoslavia (TPIY) lo responsabilizó de crímenes contra la humanidad por su participación en los ataques a civiles durante el asedio a Sarajevo y lo absolvió de uno de los cargos de genocidio que se le imputaban.

Sin embargo, fue hallado penalmente responsable de genocidio por la masacre de 7.500 hombres y niños musulmanes de la ciudad de Srebrenica en julio 1995.

En total, fue declarado culpable de 10 de los 11 cargos que se le imputaban. Él los negó todos.

Al menos 100.000 personas murieron en la guerra en Bosnia, la cual duró cerca de cuatro años. Un acuerdo de paz, mediado por Estados Unidos, le puso fin en 1995.

Tras el acuerdo de Dayton, como se conoció el pacto, el ex presidente nacionalista entró en la clandestinidad, posiblemente en la región montañosa del sureste del país controlada por Serbia y protegida por paramilitares.

Image copyright AP
Image caption Musulmanas bosnias que perdieron a sus seres queridos en la masacre de Srebrenica vieron la transmisión de la lectura del veredicto por televisión.

Su arresto en 2008 se produjo después de que estuviera casi 13 años prófugo, período durante el cual el gobierno de Serbia estuvo fuertemente presionado para que lo capturase.

La presión internacional para capturar a Karadzic se incrementó en la primavera de 2005, cuando varios de sus antiguos generales se entregaron, y se publicó un video que mostraba a soldados serbiobosnios fusilando prisioneros en Srebrenica. La cinta estremeció a la antigua Yugoslavia.

Nacionalismo serbio

Karadzic nació en 1945 en un establo en Savnik, Montenegro. Su padre, Vuk, había sido integrante de los Chetniks - una guerrilla nacionalista serbia que luchó contra la ocupación nazi y contra los partisanos comunistas de Tito durante la II Guerra Mundial- y estuvo encarcelado durante la mayor parte de la infancia de Radovan.

Su madre, Jovanka Karadzic, describió a su hijo como leal y buen trabajador, y dijo que solía ayudarla en la casa y en el campo. Añadió que era un joven serio, que respetaba a sus mayores y ayudaba a sus compañeros con las tareas escolares.

Image copyright Reuters
Image caption Karadzic junto a su esposa Ljiljana en su apartamento de Sarajevo en 1991.

En 1960, Karadzic se mudó a Sarajevo, donde conoció a su esposa Ljiljana, se graduó de médico y trabajó como psicólogo en un hospital de la ciudad.

También se dedicó a la poesía, que lo puso en contacto con el escritor nacionalista serbio Dobrica Cosic. Éste le inculcaría el amor a la política.

Después de militar brevemente para el Partido Verde, colaboró con la fundación del Partido Democrático Serbio (SDS, por sus siglas en serbio), que se formó en respuesta al auge de los partidos nacionalistas y croatas en Bosnia, y se abocó a la construcción de la Gran Serbia.

Cuando Bosnia-Herzegovina obtuvo reconocimiento como estado independiente, Karadzic declaró la creación de la independiente República Serbia de Bosnia y Herzegovina (llamada después Republika Srpska) con capital en Sarajevo, y se autodesignó líder de Estado.

Karadzic, el sanador

En 1995 fue acusado conjuntamente con el líder militar serbiobosnio, Ratko Mladic, por crímenes de guerra cometidos durante la guerra de 1992-95.

Un año después se vería obligado a dimitir como presidente del SDS, cuando Occidente amenazó con sanciones contra la Republika Srpska. Fue entonces cuando entró en la clandestinidad.

Image copyright Reuters
Image caption Karadzic transformó su apariencia durante los años que estuvo prófugo.

Durante esa década que estuvo fugitivo, Karadzic vivió enmascarado en la figura del médico Dragan Dabic. Nadie sospechaba que tras la figura del simpático galeno se escondía el hombre acusado de cometer un genocidio.

Tan seguro estaba de su nueva identidad que Karadzic creó su propio sitio de internet (dragandabic.com) y repartía tarjetas de visita durante charlas y conferencias.

Image copyright Reuters
Image caption En esta foto de julio de 1995 se observa a musulmanes bosnios huyendo de sus hogares.

En su portal decía que procedía de un pueblo al sur de Serbia y que desde pequeño disfrutaba explorando con su abuelo los bosques circundantes.

En las fotos se podía ver a un hombre de larga barba blanca con ínfulas de místico.

"Ganaba su propio dinero practicando la medicina alternativa", constató Ljajic, el ministro serbio para las relaciones con el TPIY.

Muchos no se explican cómo "un verdadero arquitecto de matanzas", tal y como lo había descrito a la BBC el diplomático estadounidense Richard Holbrook, pudo pasar por "una gran persona".

Al afrontar su propia defensa en 2012 ante el TPIY buscó presentarse como un "hombre tranquilo" que debía ser "recompensado" por haber intentado evitar la guerra.

Contenido relacionado