Qué se sabe de Jamaat ul-Ahrar, la facción del Talibán que se atribuyó el atentado que dejó más de 70 muertos en Pakistán

  • 28 marzo 2016

El atentado de este domingo en un parque de diversiones de Lahore, en Pakistán, fue el más mortífero realizado hasta el momento por Jamaat-ul-Ahrar, una facción del grupo extremista Talibán.

Aunque poco conocido, Jamaat-ul-Ahrar opera desde 2014 y ha realizado varios ataque letales en el país asiático de mayoría musulmana.

Este domingo fue el más devastador.

Más de 70 personas murieron y cientos resultaron heridas en el parque, donde se reunieron cientos de familias, muchas de ellas para celebrar la Pascua.

Image copyright AP
Image caption El grupo responsable del ataque a un parque de diversiones en Lahore quiere que se imponga la estricta ley islámica sharia en Pakistán.

La policía paquistaní dijo a la BBC que el atentado parecía haber sido realizado por un atacante suicida.

Muchas víctimas eran mujeres y niños, y se espera que la cifra aumente.

"Fue nuestra gente que atacó a los cristianos en Lahore, durante la celebración de Pascua," dijo un portavoz del grupo, Ehsanullah Ehsan.

Nuevas amenazas

Image copyright AFP
Image caption La mayoría de las víctimas eran mujeres y niños que jugaban en el parque.

"Es nuestro mensaje al gobierno que vamos a llevar a cabo este tipo de ataques de nuevo hasta que la sharia [ley islámica] se imponga en el país", agregó.

Fue una de las numerosas y prontas declaraciones de Ehsan a numerosos medios de prensa.

La explosión se produjo el mismo día que cientos de manifestantes salieron a las calles de la capital, Islamabad, para condenar la ejecución el 29 de febrero de un militante radical, Mumtaz Qadri, a quien consideran un héroe.

Qadri había sido condenado por el asesinato del gobernador de Punjab, Salman Taseer, hace cinco años, porque este buscaba cambiar las leyes contra la blasfemia y defendió a una mujer cristiana acusada de lo que hasta ahora es un delito en el país.

Contra los cristianos

Image copyright Reuters
Image caption Un policía busca evidencia tras un ataque suicida de Jamaat-e-Ahar realizó a inicios de marzo contra un tribunal.

A inicios de este mes, Jamaat-ul-Ahrar también se adjudicó un ataque suicida contra un tribunal de Peshawar, en represalia por la ejecución de Qadri. Al menos 16 personas murieron.

Hace un año, el grupo también se atribuyó otro ataque contra los cristianos, en esa ocasión contra una iglesia católica de Lahore, que dejó 15 muertos y 70 heridos.

Jamaat-ul-Ahrar surgió en 2014 y se compone de facciones talibanes descontentos de cuatro de los siete distritos tribales a lo largo de la frontera de Pakistán con Afganistán.

Expertos en antiaterrorismo dijeron entonces al diario estadounidense The New York Times que el grupo era liderado por Omar Khalid Khorasani, un ambicioso comandante talibán.

Khorasani es un seudónimo que alude al antiguo territorio de Khorasan.

Vínculos con Al Qaeda

Según el Instituto McKenzie, un centro de estudios independiente dedicado a temas de seguridad, Khorasani tiene fuertes vínculos con Al-Qaeda, de donde su grupo puede haber obtenido financiamiento y apoyo material.

Image copyright AP
Image caption Jamaat-e-Ahrar tiene vínculos con Al Qaeda, la organización radical dirigida por Osama bin Laden que organizó los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, fue ultimado en 2011 por un comando especial estadounidense en su escondite en la ciudad de Abbottabad, a unas 3 horas y media de distancia de Peshawar.

En 2014, en una declaración en video para explicar la decisión de escindirse del grupo principal del Talibán paquistaní, Khorasani dijo que los talibanes se había convertido en indisciplinados y víctimas de luchas internas.

"Eso fue devastador para nuestro movimiento", dijo.

Su facción, que opera en Mohmand, un distrito tribal de 600 mil habitantes cerca de la ciudad de Peshawar, ha sido considerada desde el inicio como una de las más activas y peligrosas del Talibán en Pakistán.

Image copyright Reuters
Image caption El grupo no tiene reparo en atacar civiles, como demuestra el ataque de Lahore.

Debutó con dos ataques con bomba en noviembre de 2014, que mataron al menos a seis personas en Mohmand.

El grupo realizó luego un atentado en la frontera entre India y Pakistán, que causó la muerte de al menos 60 paquistaníes durante una ceremonia de bajar la bandera.

“Este ataque es un mensaje a ambos gobiernos (indio y paquistaní) a lo largo de la frontera”, dijo entonces Ehsan en un mensaje en lengua urdu, la más hablada en Pakistán. “Si podemos atacar de este de este lado, podemos atacar del otro”.

Este domingo, el grupo repitió la amenaza, dirigida en particular contra el primer ministro Nawaz Sharif, oriundo de Lahore, una ciudad bastante liberal y relativamente tranquila.

Ehsan dijo que el grupo quería enviar un mensaje a Sharif de que Jamaat-ul-Ahrar "han entrado en Lahore", y amenazó con más ataques.

Contenido relacionado