El gobierno de EE.UU. logra acceder al contenido del iPhone de atacante de San Bernardino sin ayuda de Apple

  • 29 marzo 2016
Una imagen de "No pasar" ante el logotipo de Apple Image copyright AFP Getty
Image caption Apple ya había reclamado que quería conocer cómo el gobierno accedió al teléfono.

Les tomó semanas, pero al final lo lograron.

El Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés) accedió al contenido del iPhone usado por Syed Rizwan Farook, uno de los dos responsables de la masacre ocurrida en diciembre de 2015 en San Bernardino, California, por lo que retiró la acción legal con la que reclamaba que Apple le permitiera entrar en el sistema de seguridad del celular.

"El gobierno ha accedido con éxito a los datos almacenados en el iPhone y por ello no requiere ya la ayuda de Apple", señaló el Departamento de Justicia de EE.UU. en la petición en la que pide terminar con el proceso legal que había iniciado contra Apple.

El gigante tecnológico se había negado a prestar ayuda al gobierno porque alegaba que contravenía su política de privacidad.

Farook era un empleado público del Departamento de Salud del condado de San Bernardino, en California. Él y su pareja, Tafsheen Malik, fueron identificados como autores del ataque que en diciembre del año pasado dejó 14 muertos.

Ambos murieron en un enfrentamiento posterior con la policía.

Image copyright AP
Image caption Se desconoce por el momento la utilidad de los datos encontrados en el teléfono de Syed Rizwan Farook.

El FBI reclamó a los tribunales el mes pasado que Apple creara un software para desactivar el código de protección del celular.

Nuevas cuestiones

El método para acceder al celular abre ahora nuevos interrogantes, incluido el de la fortaleza de la seguridad de los dispositivos de Apple.

El acceso puede crear nuevos conflictos entre el gobierno de Washington y Apple, ya que se desconoce cómo las autoridades accedieron al teléfono.

Los abogados de la compañía ya avisaron que querían conocer el sistema empleado.

Un periódico israelí informó la semana pasada que los expertos forenses de la firma de seguridad cibernética CelleBrite, que tiene su sede en Israel, están involucrados en el caso.

Cellebrite le dijo a la BBC que ha trabajado con el FBI, pero no ofreció más detalles.

Su página web indica que una de sus herramientas puede extraer y decodificar, entre otros, los datos del iPhone 5C, el modelo en cuestión que examina el FBI.

Una orden judicial había dado lugar a un intenso debate sobre la privacidad, y Apple protestó alegando que permitir el acceso a los datos de los usuarios sentaría un "precedente peligroso".

La compañía recibió el apoyo de otros gigantes de la tecnología como Google, Microsoft y Facebook.

Intenso debate

Y a principios de este mes, Zeid Ra'ad al-Hussein, el alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, advirtió que ejecutar la orden judicial podría abrir una "caja de Pandora".

El director del FBI, James Comey, dijo que era la "pregunta más difícil" que había abordado en su trabajo.

Image copyright Reuters
Image caption Los datos que contiene el teléfono de los atacantes de San Bernardino pueden arrojar nuevas pistas sobre la forma en que planificaron la masacre.

Dave Lee, reportero de tecnología de la BBC, opina que aunque el caso legal concluyó, Apple enfrenta un nuevo reto.

"El gobierno de EE.UU. tiene conocimiento de una vulnerabilidad de seguridad que, en teoría, debilita los dispositivos de Apple en todo el mundo", señaló Lee.

"Para proteger su reputación, Apple tiene que correr para encontrar y corregir ese defecto. Asumiendo que lo logra, este asunto vuelve al punto de partida", apuntó.

Las autoridades estadounidenses investigaron el ataque de San Bernardino como "un acto de terrorismo".

Entre las evidencias encontradas había un mensaje de Malik en Facebook en el que juraba lealtad al autodenominado Estado Islámico (EI).

Ambos sospechosos tenían contactos con personas que ya estaban siendo investigadas por el FBI por sus posturas radicales.

Contenido relacionado