La incógnita sobre los motivos del secuestrador del avión de EgyptAir desviado a Chipre

  • 29 marzo 2016
Avión de EgyptAir en Lárnaca Image copyright Reuters
Image caption El avión de EgyptAir obtuvo permiso de aterrizar en Lárnaca a las 8:50 de la mañana.

Los motivos del hombre que secuestró este martes un avión de pasajeros de la aerolínea EgyptAir son una incógnita.

El vuelo MS181 fue secuestrado por la mañana en Alejandría, Egipto, por un individuo que aseguró tener un cinturón con explosivos. La aeronave fue desviada al aeropuerto de Lárnaca, en Chipre.

El secuestro finalizó tras horas de negociaciones con la liberación de todos los pasajeros y la entrega del hombre acusado del plagio. Nadie resultó herido.

Tras una mañana de alta tensión, se vio al secuestrador bajando por las escaleras con las manos levantadas.

Un tuit de la Cancillería chipriota confirmó: "Se acabó. El secuestrador fue arrestado".

La mayoría de las personas a bordo del avión de EgyptAir (56 según las autoridades) habían sido liberadas inmediatamente después del aterrizaje en el aeropuerto de Lárnaca.

Pero unas siete personas permanecieron en la aeronave hasta que el secuestrador se entregó. Eran el piloto, el copiloto, una aeromoza, un oficial de seguridad y tres pasajeros cuyas nacionalidades se desconocen.

¿Motivos?

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Chipre identificó al secuestrador como Seif Eldin Mustafa, de nacionalidad egipcia.

Image copyright Reuters
Image caption Así abandonó el avión el secuestrador.

Sus motivos no están claros.

Algunas versiones señalan que el hombre deseaba hablar con su esposa chipriota, de quien está separado.

Otras, sin embargo, sostienen que el secuestrador exigía la liberación de mujeres presas en Egipto.

Sea como fuere, el presidente de Chipre, Nicos Anastasiades, le dijo a la prensa que no considera el secuestro como un incidente terrorista.

Permiso a la torre

El vuelo MS181 de EgyptAir, un Airbus, fue desviado de su ruta Alejandría-El Cairo por el secuestrador, que contactó la torre de control a las 8:30 am (hora local) y obtuvo permiso para aterrizar a las 8:50 am.

Según informó por la aerolínea, el secuestrador amenazó con detonar un cinturón con explosivos.

Ibrahim Samana, un profesor universitario que viajaba en la aeronave, le dijo al Servicio Árabe de la BBC que al principio nadie estaba muy enterado de lo que pasaba.

"Llegamos a bordo del avión y nos sorprendimos que la tripulación hubiese tomado nuestros pasaportes, lo que es inusual para un vuelo interno", contó.

"Después de un tiempo, nos dimos cuenta de que ganábamos altitud. Después supimos que nos dirigíamos a Chipre. Al comienzo la tripulación nos dijo que había un problema con el avión y sólo más tarde entendimos que era un secuestro".

Aeropuerto cerrado

Inicialmente se había reportado que había 81 personas a bordo del avión, pero luego se rectificó la cifra.

El aeropuerto en Lárnaca fue cerrado y los vuelos programados fueron desviados a otro destino.

EgyptAir dijo que la lista original de pasajeros incluye a ocho estadounidenses, cuatro británicos, cuatro holandeses, dos belgas, un italiano y 30 egipcios.

Un avión fue enviado al aeropuerto de Lárnaca para recoger a los pasajeros liberados.

Image copyright Reuters
Image caption Autoridades negociaron la liberación de la mayoría de pasajeros.

Fuentes del Ministerio de Aviación de Egipto anunciaron que el Airbus 320 de EgyptAir había sido secuestrado durante el vuelo del aeropuerto Borg al-Araba, en Alejandría, con destino a El Cairo.

Según lo reportado, la torre de control recibió una señal del capitán de vuelo alertando sobre el secuestro.

La crucial industria turística de Egipto ya se ha visto afectada por el derribo de un avión comercial ruso tras haber despegado de la península del Sinaí, en octubre pasado.

Image copyright AFP
Image caption El presidente de Chipre dijo que se trabajó arduamente para lograr la liberación de todas las personas a bordo.

El gobierno del presidente Abdel Fattah al Sisi asegura que la aeronave fue derribada durante un ataque extremista.

El autodenominado Estado Islámico se adjudicó el atentado, en el que murieron 224 personas.