EE.UU.: el escándalo por las denuncias de acoso sexual en la Universidad de Berkeley

Kathleen Gutiérrez y Erin Bennett Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Las alumnas Kathleen Gutiérrez y Erin Bennett piden que Berkeley separe al profesor Blake Wentworth.

"Ha sido debilitante", dice Erin Bennett, de 25 años, sobre el acoso sexual que sufrió entre 2014 y 2015 por parte de uno de sus profesores en la Universidad de Berkeley, California, Estados Unidos.

"Ha descarrilado mi carrera, mi educación", lamenta la estudiante de un posgrado en Literatura Comparada.

Kathleen Gutiérrez, de 28 años, aseguró al diario británico The Guardian que sufre de ansiedad, dolores inesperados y fatiga extrema, después de pasar por la misma experiencia que Bennett, y con el mismo académico.

El hombre al que ambas acusan es Blake Wentworth, un profesor asistente del departamento de Estudios del Sur y Sudeste Asiático de Berkeley.

Según la demanda que ambas presentaron al Departamento de Empleo y Vivienda del Estado de California, Wentworth les hizo comentarios de contenido sexual y las tocó indebidamente repetidas veces.

Sin embargo, si bien Wentworth ya no va a dar clases, sigue contratado en Berkeley. Es por esto que Gutiérrez y Bennett temen encontrárselo en cualquier momento.

"Mi pobre corderito"

De acuerdo a la demanda de Bennett, en setiembre de 2014 Wentworth la animó a tomar clases individuales de tamil, un idioma de India y Sri Lanka, que era del área de interés de la alumna.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Kathleen Gutiérrez (llorando) sufre de ansiedad a raíz del acoso que asegura haber sufrido, al igual que Bennett.

Wentworth era el único que enseñaba el curso.

Cuando empezaron las clases, Bennett se llevó la sorpresa de que el profesor prefería hablar de su matrimonio y de que hacía comentarios inapropiados, como que el tamil era "mejor que el sexo".

La estudiante agrega en la acusación que al traducir un texto literario en tamil, Wentworth se refirió a cosas que él haría si Bennett fuera su esposa.

También le tocó la mano, los hombros y en una ocasión, trató de mirarla fijamente a los ojos, sin hablar.

En otra ocasión, según Bennett, Wentworth tradujo del tamil al inglés un pasaje de un libro que describía la escena de una mujer siendo violada por su esposo, y mientras lo hacía, trató de mirarla fijamente otra vez.

Bennett se sintió cada vez más incómoda y dejó las clases de tamil. Cuando le comunicó su decisión al profesor, este la llamó "mi pobre corderito".

"Me siento muy atraído por ti"

Gutierrez, que es filipina, no llevó ninguna asignatura con Wentworth, sino que el profesor pasaba frecuentemente por la oficina de los asistentes de posgrado del Departamento de Estudios del Sur y Sureste de Asia, donde ella trabajaba y estudiaba.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Las alumnas pidieron a la Universidad de Berkeley que mejore sus políticas de prevención de acoso.

Según la demanda de Gutiérrez, en una de sus visitas, en febrero del 2015, Wentworth le pidió que fuera a caminar con él.

Una vez fuera, según denuncia Gutiérrez, comenzó a hablar "de su reciente divorcio, de su experiencia en un club de estrípers y de que había aspirado drogas del cuerpo de una".

Además, la estudiante asegura que le cogió la mano y le dijo "podría perder mi trabajo por esto, pero me siento muy atraído hacia ti".

En su relato, la alumna alega que le expresó en repetidas ocasiones que se sentía incómoda por su comportamiento pero Wentworth no le hizo caso y más bien, volvió a acosarla.

Gutiérrez tuvo que cambiarse de oficina por miedo a encontrárselo.

Denuncia pública

Gutierrez y Bennett se habían quejado del académico en la Oficina de Prevención de Acoso y Discriminación (OPHD, por sus siglas en inglés) de la universidad hace un año.

En octubre del 2015, la OPHD concluyó que Wentworth había violado las políticas de acoso de Berkeley en el caso de Gutiérrez.

Pero en el caso de Bennett, dijeron que las acciones del profesor no habían sido lo suficientemente graves.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Algunas alumnas tienen miedo de demandar a sus acosadores y de que el hecho perjudique sus carreras.

Arabelle Malinis, abogada de las estudiantes, dijo a BBC Mundo que Berkeley no despidió a Wentworth ni tomaron medidas adecuadas contra él.

Bennett aseguró que a raíz del acoso y la supuesta inacción de la universidad, sufrió ansiedad y se vio obligada a tomar un descanso médico.

Ahora que los casos han llegado al Departamento de Empleo y Vivienda del Estado de California, Malinis espera que Wentworth sea despedido.

Niega las acusaciones

El profesor Blake Wentworth, que trabaja en Berkeley desde 2012, ha negado las acusaciones.

Sin embargo, no está dando clases por ahora ni yendo a su oficina, según la abogada Malinis, quien agregó que al menos otras cinco estudiantes han presentado quejas contra Wentworth.

La Universidad de Berkeley dijo en un comunicado enviado a BBC Mundo que están investigando las acusaciones y que han reasignado los alumnos de Wentworth a otros instructores.

Además le han ordenado al profesor que evite acercarse a la oficina de posgrado.

Más casos

El lunes 11 de abril, varios estudiantes protestaron contra una serie de casos de acoso sexual supuestamente cometidos por trabajadores de Berkeley.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Joe Biden, vicepresidente de Estados Unidos, habló en los Oscar del 2015 sobre la necesidad de prevenir el acoso y abuso sexual en las universidades.

Desde octubre del 2015, un astrónomo, un decano de la Facultad de Derecho y un asistente de un entrenador de básquet han renunciado a la universidad a raíz de estas acusaciones.

La Casa Blanca ha hecho de la lucha contra el abuso sexual una prioridad y el vicepresidente Joe Biden apareció recientemente con Lady Gaga para hablar del tema en la Universidad de Nevada.

Biden promulgó la Ley de Violencia contra la Mujer en 1994 y dirige la iniciativa "It's on us" (Depende de nosotros), que urge a los campus universitarios a jugar un rol más activo en combatir el abuso sexual.

Gutiérrez y Bennett dijeron en un comunicado que piden que todos los profesores acusados de estos actos dejen Berkeley y que cambien las políticas de prevención de acoso y de investigación.

Contenido relacionado