Cómo quedó Manta, uno de los principales puertos de Ecuador, tras el devastador terremoto de magnitud 7,8

Edificio destruido en Manta Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Manta es la zona portuaria más importante de Ecuador.

Lo primero que vio el presidente Rafael Correa al aterrizar este domingo por la tarde en la ciudad más rica de la provincia de Manabí fue un Ecuador muy distinto al que dejó días atrás por la gira que lo llevó a Estados Unidos y el Vaticano.

Manta, el puerto más importante del país, lo esperaba a oscuras, sólo iluminada por las luces de las ambulancias y de los carros de bomberos, y los focos de los autos que hacían cola para cargar combustible justo a la salida de la base de la Fuerza Aérea Ecuatoriana en la que aterrizó su avión.

En Manta, según reporta la Fiscalía General de la República, el terremoto dejó al menos 105 muertos.

Según el gobierno los muertos son ya más de 500, pero se teme que la cifra siga subiendo.

Y es que los recastistas tienen cada vez menos esperanza de encontrar supervivientes entre los escombros, cinco días después del sismo, explicó este miércoles el viceministro de Interior Diego Fuentes.

Derechos de autor de la imagen Matias Zibell. BBC Mundo
Image caption Es el más grande sismo en la historia de Ecuador desde 1949.

El mandatario quizás pudo ver que el monumento insignia de la base aérea -un avión militar con "rostro" de tiburón- cayó al piso tras el terremoto de magnitud 7,8 que golpeó con particular saña a Manabí.

Peor le fue al aeropuerto internacional de la ciudad, cuya torre de control se desplomó sobre el pavimento, como si hubiese decidido por una vez aterrizar ella sobre la pista en lugar de las aeronaves.

Primera vez

La llegada y partida del presidente de la República alteró por unos instantes una rutina de por sí alterada de la base, que no ha dejado de operar desde que se desató la tragedia.

Aquí llegan los aviones con ayuda nacional e internacional para combatir los efectos del desastre que ha movilizado a todo el país sudamericano.

Derechos de autor de la imagen Matias Zibell. BBC Mundo
Image caption Así quedó el aeropuerto internacional de Manta después del terremoto.

El primero en aterrizar fue un avión de la Fuerza Aérea de Venezuela seguido por otra aeronave proveniente de Quito. Se esperaban en las próximas horas vuelos de Cuba y de Colombia.

En el avión de la capital llegó Juan Carlos Amaguaña, médico de la Universidad Central del Ecuador y parte de un contingente de 60 profesionales, incluyendo bomberos aeronáuticos, paramédicos y personal especializado en rescate.

"Nuestro destino son las poblaciones de Bahía de Caraquez, San Clemente y San Jacinto. Lo único que sabemos es que media cuidad de Bahía está colapsada y otras lo están totalmente".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El presidente ecuatoriano suspendió su gira por el Vaticano y retornó a Ecuador el domingo.

Detrás de Amaguaña apareció un joven llamado Jonhatan Velasco, identificándose orgulloso como presidente de la Asociación de Estudiantes de Medicina de la Universidad Central del Ecuador, admitió luego que ni él ni sus compañeros se habían enfrentado jamás a un escenario de esta naturaleza.

"Es la primera situación real que tenemos. Durante toda nuestra carrera hemos tenido una práctica médica, pero una forma tangible de vincularnos con la sociedad va a ser ésta. Nos dijeron que nos íbamos a encontrar de todo y venimos preparados para lo que sea".

Este es nuestro pueblo, esta es nuestra gente, el presidente nos dijo que ayudemos y nosotros hacemos lo que sea para ayudar

AP

Los que se van

Los aviones no sólo aterrizan en la base de la Fuerza Aérea en Manta sino que también despegan de forma constante.

El capitán Jaime Arroyo no ha parado de trasladar heridos fuera de Manabí y de volver con personal médico especializado.

"Vamos alrededor de siete vuelos desde que empezamos las operaciones muy temprano. Salimos hacia Guayaquil y Quito. Estamos operando las 24 horas: cambiamos tripulación y volamos todo el tiempo".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Equipos especiales levantan los escombors en las zonas afectadas.

A su aeronave, especialmente diseñada para trasladar heridos, llegan los pacientes que los médicos pueden estabilizar para el viaje.

Pero debido a lo crítico de la situación, Ecuador no se puede dar el lujo de depender sólo de aviones diseñados para tragedias.

Frente a mis ojos un grupo de paramédicos sube en andas a un herido por la escalinata de un avión civil de la empresa aérea estatal Tame.

Derechos de autor de la imagen Matias Zibell. BBC Mundo
Image caption Ayuda de Venezuela, Bolivia, Colombia y México llegará a Ecuador en las siguientes horas.

Un miembro de la tripulación, que en otras circunstancias estaría sirviendo bandejas de comida a los turistas, mira el avión, mira la grabadora de BBC Mundo y, como para explicar la extraña escena de un herido subido en andas a un avión civil, dice en voz alta:

"Éste es nuestro pueblo, ésta es nuestra gente, el presidente nos dijo que ayudemos y nosotros hacemos lo que sea para ayudar".

Mientras, en el puerto de Manta, ese presidente viaja a oscuras por un país muy diferente al que dejó hace unos días.

Contenido relacionado