“Pensé que no iba a sobrevivir”

Ciiviles en Sri Lanka huyendo de la zona controlada por los Tigres Tamiles.
Image caption Miles de civiles han intentado escapar de la zona controlada por los Tigres Tamiles para refugiarse en otros campos.

Casi 100.000 civiles huyeron de la zona de guerra en el norte de Sri Lanka. Por lo general los periodistas no tienen acceso a los civiles que huyen.

Pero Natarajan Swaminathan, del servicio tamil de la BBC, logró hablar con Vinoo, una joven madre que realizó esta travesía y se encuentra en un campo bajo el control del gobierno en Vavuniya.

"Estamos cerca del hospital Puttumatalan. La noche del 20 hubo intensos bombardeos. Pensé que no iba a sobrevivir. Hubo bombardeos continuos desde la medianoche hasta las primeras horas de la mañana.

Durante ese lapso nos refugiamos en un búnker. Alrededor de las seis de la mañana, cuando salí del refugio, vi gente corriendo por todas partes, en medio de los bombardeos.

Me uní a ellos. Pero al poco tiempo mis piernas y brazos estaban heridos. Mi esposo fue herido en la cabeza.

Todavía tiene pedazos de bala dentro. Aún así, pudimos huir con nuestro hijo del área controlada por los Tigres Tamiles.

Mi madre y mi hermano también venían con nosotros, pero no sé qué pasó con ellos. Perdimos todo contacto.

Difícil trayecto

Los Tigres Tamiles construyeron un terraplén artificial que no permitía fácilmente la movilización de la gente. Teníamos que a caminar a través de agua que nos llegaba al cuello.

Algunos niños se cayeron al agua. Fue difícil cruzar el área. No sé cómo describirlo.

Una vez que cruzamos las áreas controladas por el gobierno pasamos por varios puntos de inspección. Revisaron absolutamente todo.

Hicieron un inventario detallado de las joyas que traía puestas y tomaron nota del efectivo que llevaba conmigo.

Después de la revisión nos mantuvieron en un campo militar, en un lugar llamado Chalai. De ahí nos llevaron a una escuela. Luego a Vavuniya en autobús. Antes de llegar a Vavuniya nos revisaron nuevamente en el punto de inspección de Omantai.

Falta de alimentos

No nos hemos alimentado adecuadamente en los últimos tres días. Ayer en la tarde comimos algo. Hoy comimos solamente hasta bien entrada la tarde. Pero cantidades muy pequeñas. Entre los tres compartimos la comida que sería para una persona.

No me han dado ropa. Así que llevo puesto un vestido que se mojó y que está cubierto de lodo y mugre. En los últimos tres días no me he bañado. Aquí es muy difícil. Mi marido tiene que cambiar su vendaje lo más pronto posible.

En las áreas controladas por los Tigres Tamiles la vida es muy difícil. Hay un inmenso desabastecimiento de alimentos. Hay fuertes combates y mucha gente muere diariamente. Algunos días es difícil obtener incluso una sola comida al día. Así que planeamos escapar de las zonas controladas por el gobierno.

El mes pasado empacamos algunas de nuestras pertenencias y tratamos de escapar en algún momento oportuno, pero los Tigres Tamiles no nos lo permitieron.

Esta vez no nos molestamos por traer ninguna de nuestras pertenencias.

Ahora estamos seguros".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.