"Seremos una especie multiplanetaria"

Pablo de León con una bandera de Argentina y un astronauta. Foto: Planetary Space Suit Design Team
Image caption De León dirigió el desarrollo del traje espacial NDX-1 para vuelos tripulados a Marte.

El ingeniero argentino Pablo de León, responsable de construir las viviendas en las que habitarán los astronautas en la luna, respondió las preguntas de los lectores de BBC Mundo.

De León ganó un concurso de la agencia espacial de Estados Unidos (NASA) para construir casas en la luna y actualmente dirige el Laboratorio de Trajes Espaciales de la Universidad de Dakota del Norte en Estados Unidos.

También es investigador asociado en el Departamento de Estudios Espaciales de esa universidad.

Trabajó para la NASA en el diseño de trajes espaciales y fue seleccionado para diseñar los vehículos que recorrerán la luna.

Las viviendas lunares, concebidas por de León, permanecerán seis meses en la superficie de la luna y consisten en un cilindro inflado de tres metros de diámetro por 10 metros de largo.

Los lectores de BBC Mundo le preguntaron sobre esas estructuras y otros temas.

Más allá de la cuna de la humanidad

¿Por qué las casas lunares son cilíndricas? Marcelo Romo, Santiago, Chile

Esto en realidad es un plan específico para el establecimiento de una base permanente en la luna y uno de los requerimientos (de la casa) es hacerla lo más liviana posible, que ocupe la menor cantidad de volumen posible dentro de una nave espacial. De ahí surgió el concepto de estructuras inflables.

Precisamente por ser inflable, la misma estructura toma la forma cilíndrica, simplemente por una cuestión física.

Para hacer esto posible, utilizamos la tecnología de trajes especiales y la experiencia que hemos adquirido al confeccionarlos.

En el interior de estos hábitats espaciales habría una estructura metálica, que tendría su piso, su techo y su espacio para hacer divisiones internas.

¿Cómo se manejan las grandes cantidades de radiación que estas viviendas recibirán en la Luna? ¿Cómo prueban los materiales en la Tierra? Arturo

Image caption Las casas lunares tienen una estructura que se transportará plegada y tendrá un esqueleto mecánico.

Se ha descubierto que el suelo lunar, que se denomina regolito, puede servir para aislar a los astronautas de la radiación.

Estos laboratorios inflables podrían ser tapados con aproximadamente un metro de suelo lunar y eso haría que los astronautas estuvieran protegidos de la radiación.

Con respecto a la segunda pregunta, hay diferentes métodos para probar los materiales en la tierra.

La NASA tiene un código matemático que ha desarrollado durante los años para hacer un cálculo de si la protección sería suficiente y además hay laboratorios que pueden someter diferentes muestras de materiales a radiación para conocer la protección que ofrecería ese sistema.

¿Qué tipo de materiales se podría utilizar, debido a que creo que la atmósfera selenita es muy vulnerable? Raúl Eraso, Miami, EE.UU.

En la luna no hay atmósfera. Hay prácticamente una situación de vacío, a diferencia de otros planetas del sistema solar.

Lo que sí es muy importante es la selección de materiales, pues el polvo lunar es muy abrasivo.

¿Cuánto tiempo podremos estar habitando (en las casas lunares)? ¿Su realización afecta al medio ambiente? Jefferson, Santiago

La NASA está planeando ir a la luna no antes del 2020 y en este momento las misiones que se están preparando lo hacen con miras a permanecer 180 días.

La base permanecería en la luna con lo cual habría una renovación de la tripulación.

Image caption De León está desarrollando el NDX-2, un prototipo de traje de exploración para ser utilizado en la luna.

En cuanto a la segunda pregunta, si hablamos del medio ambiente de la tierra, la respuesta es no, pues se trata de un sistema de hábitat lunar, y con respecto al medio ambiente de la luna, lo va a afectar un poco, como las naves espaciales de Apolo lo hicieron hasta cierto punto.

Es parte de la exploración del sistema solar y uno trata de que tenga el menor impacto posible en otro cuerpo celeste, pero, sin duda, uno está modificando ese medio ambiente.

¿Qué es lo que ha considerado como lo más complicado a la hora de diseñar una casa lunar y por qué? y ¿Cree que algún día sea posible que habitemos y procreemos en la luna? Alex Gonzabay, Guayaquil, Ecuador

A estas casas yo las prefiero llamar hábitats porque son parte de una base lunar, donde los astronautas van a estar viviendo.

Es complejo sobrevivir a cualquier ambiente espacial, el medio espacial es muy hostil a los seres humanos. Durante millones de años, hemos evolucionado en este planeta, con lo que se hace difícil llevar un pedacito de nuestro planeta a otro cuerpo celeste.

Es complicado proveer las condiciones de confort, temperatura y todo lo que un ser humano requiere para poder vivir.

En relación a la segunda parte de la pregunta, cito lo que decía un sabio ruso, pionero de la cosmonáutica, “La tierra es la cuna de la humanidad, pero el ser humano no debe vivir toda su vida en la cuna”.

Él se refería a la posibilidad que tendrá la humanidad colonizar y de explorar el sistema solar y que la tierra deje de ser el único lugar donde existe la vida humana.

Estoy convencido de que no sólo en la luna, sino en Marte y en otros lugares, la humanidad va a poder establecerse. Quizás va a ser dentro de muchos años, nosotros no lo vamos a ver, pero efectivamente creo que salvo que haya una catástrofe de escala planetaria, vamos a conquistar no sólo la luna sino más allá.

¿En cuánto tiempo usted cree que pasará?

Es difícil decirlo porque no tiene que ver con la ciencia y la tecnología, sino con decisiones políticas de los países que cuentan con las herramientas.

Yo diría que en los próximos 100 años, nos convertiremos en una especie multiplanetaria, con lo cual la especie quedaría protegida en caso de que hubiera una catástrofe como que un asteroide golpee la tierra o cualquier desastre planetario que podría llegar a existir.

¿Qué mensaje le daría a la gente que considera que los viajes a la luna son una tontería? Andrés Velázquez, Puerto La Cruz, Venezuela

Hay mucha gente que dice que toda exploración es una tontería. Cuando Cristóbal Colón partió de Puerto de Palos, mucha gente -incluso las personas que iban en los barcos- pensó que era una tontería.

Image caption Para el ingeniero aeroespacial construir una vivienda para la luna es el proyecto más trascendente de su carrera.

Hoy en día, no nos imaginamos el mundo sin el continente americano. En ese momento era una locura.

En el ámbito espacial, debemos estar justificando lo que se hace. Hay que tener en cuenta que el dinero que se gasta en el espacio, no se gasta en el espacio, sino en la tierra porque supone trabajo para la gente y desarrollo de nuevas tecnologías.

Actualmente, hablamos desde Estados Unidos a Europa, gracias a un satélite que es el resultado de la conquista del espacio. Los beneficios del programa espacial quedan todos en tierra.

En Estados Unidos, cada dólar que se invierte en el programa espacial, regresa convertido en US$7 a la economía estadounidense. Es más una inversión que un gasto.

¿Cree usted qué llegará un momento en el cual debido al uso indiscriminado de nuestros recursos y el daño causado por el cambio climático, debamos migrar masivamente a otros planetas o satélites como la Luna? ¿Un cuerpo como éste soportaría tal cantidad de personas? Asdrúbal Santana, Caracas, Venezuela

Pese a que hoy en día somos más conscientes del uso de nuestros recursos naturales, (...) nuestro planeta puede llegar hasta cierto punto con el abuso que provocamos los humanos.

Estoy convencido de que los demás planetas son una alternativa (para la humanidad).

¿Qué pueden hacer científicos fuera de nuestras naciones –como usted- para impulsar la ciencia y la tecnología en nuestros países? Arnulfo Dueñas, México

Muchas veces los proyectos que se realizan en los llamados países del Primer Mundo, países desarrollados, son muy diferentes a los que realizamos en nuestros países.

En mi caso, he tenido la suerte de reunirme con colegas argentinos para hacer diferentes proyectos que no estaban directamente relacionados con mi trabajo aquí (Universidad de Dakota), pero en los cuales yo podía aportar recursos.

Hace pocos años hicimos un satélite educativo, llamado Pehuensat, junto a una universidad en el sur de Argentina, en la Patagonia, y lo pudimos poner en órbita gracias a contactos que yo tenía con colegas en el Departamento de Estudios Espaciales.

Muchas veces, se pueden usar los contactos y la infraestructura que uno tiene para hacer proyectos conjuntos y reunirse con profesionales de nuestros países.

Muchas gracias a todos los lectores de BBC Mundo que participaron en esta entrevista interactiva. Para hablar con Pablo de León hicimos una selección de las preguntas recibidas.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.