Mundial Sudáfrica 2010: las vuvuzelas en el centro del debate

Vuvuzela
Image caption Quizás las vuvuzelas sean una de las principales cosas que recordemos del Mundial de Sudáfrica.

El sonido que caracteriza este Mundial de Fútbol en Sudáfrica es el de las vuvuzelas. Las largas trompetas que utilizan los aficionados en las tribunas de los estadios para animar a sus equipos han sido el centro del debate durante la Copa pues para algunos, se trata de un ruido ensordecedor que atenta contra el disfrute de este deporte.

Los lectores de BBC Mundo no dudaron en participar y mostrar opiniones diferentes en el foro que hicimos sobre el tema, luego de que el Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) consideró prohibir el uso de vuvuzelas en el Mundial.

Las vuvuzelas se quedaron aunque aficionados y, sobre todo, las emisoras de televisión y radio que retransmiten los partidos le habían pedido al ente regulador del fútbol internacional que se prohibiera se entrada a los estadios.

Las trompetas parecen encantar a los hinchas locales pero en opinión de algunos, aturden a jugadores, aficionados y periodistas extranjeros.

Entre nuestros lectores hubo muchas reacciones de rechazo a la utilización de las vuvuzelas en los partidos, e incluso algunos de ellos compararon el sonido de las trompetas con el "zumbido de abejas".

Lea también: ¿Cómo callar a la vuvuzela... en la TV?

Abejas y papelillo

María Sáez Lleida escribió a BBC Mundo con una queja. "O se prohíbe o habrá que retransmitir sin sonido ambiente. Estoy viendo el España Suiza sin volumen. ¡Me estoy volviendo loca! ¿Y cómo lo aguantan jugadores y técnicos? Es para que te dé un ataque de nervios", señaló.

Por su parte, desde Francia, Gustavo Angers se refirió al impacto negativo que, según él, las trompetas tienen para disfrutar de los encuentros y se mostró a favor de que sólo se utilicen en los partidos locales.

Image caption La utilización de vuvuzelas en los partidos ha resultado un elemento controvertido.

"No se escucha nada, mata el ambiente de las tribunas, no se escucha los cantos, ni los gritos de gol. Que dejen a los locales usarla para alentar a su equipo, pero que la prohíban para los otros partidos", indicó.

Sin embargo, otro grupo de lectores apostaron por más flexibilidad a la hora de disfrutar de los partidos.

"Los europeos cantan, lo que me parece fastidioso, los latinos tiran papel sanitario y papelillo, muy desagradable diría yo. ¿Lo prohibimos también? Si a los africanos les gusta tocar esta cosa, ¿quiénes somos nosotros para impedirlo?", señaló Oscar Troconiz desde Venezuela.

Entretanto, Luis Guzmán en Buenos Aires afirmó que las vuvuzelas "siempre han existido en el fútbol africano. Es cultura, hay que respetarla. El fútbol no es tenis, es una fiesta tanto para nosotros como para ellos, esa es su forma de celebrar. El dato curioso es que los que más las usan son los extranjeros", explicó a BBC Mundo.

Los mensajes no sólo llegaron en español. Betto Arias desde Asunción, Paraguay dijo: "Che kuerai ko vuvuzelas nunga ... eso sería en guaraní y traducido: 'Me tienen cansado las susodichas vuvuzelas'. Si se prohíben los petardos o las cintas de papel, porque no prohibir las cornetitas estas... que usen la garganta como todos".

Patricio desde Perú fue mucho más pragmático y en su argumento utilizó el ángulo económico de la venta de las vuvuzelas.

"¡Están locos! ¿Cómo se les ocurre que van a prohibir las vuvuzelas? ¿Saben la cantidad de dinero, por regalías, que esto le deja a la FIFA? Calculen: 50.000 espectadores como mínimo, por partido, que por lo menos lleven 30.000 vuvuzelas al precio de U$S15 c/u ¿Cuánto es? Además hay vuvuzelas con los colores de todos los países. Negocios son negocios. El dinero no tiene color, y en este caso, tampoco tiene camiseta de fútbol", expresó.

Vea: El verdadero enemigo de México ante Sudáfrica

¿Y la cultura qué?

El lector Víctor Rojas, desde Estados Unidos insistió en la importancia de las vuvuzelas como elemento cultural de Sudáfrica.

"Creo que no se deberían eliminar, ya que es parte de la cultura sudafricana. ¿La idea no era mostrar la cultura de ese lado del mundo? ¿Por qué siempre Occidente debe tener la razón?".

Otro que se opuso a que las vuvuzelas sean prohibidas fue Pablo Rojas desde Caripe, Venezuela.

"No me parece correcto prohibir la vuvuzela. Es parte de la esencia cultural de la nación donde se realiza el mundial. No conozco el estruendo que puede armar tal trompeta, pero aún así quizá sería como evitar la venta de hot dogs en un deporte americano o de cerveza en mi país", dijo.

"Quizá es solo cuestión de aprender a disfrutarlo, después de todo no sabemos cuánto tiempo pasará hasta que se puedan escuchar otra vez las vuvuzelas en un mundial", concluyó Rojas.