Hungría: el vertido tóxico llega a un afluente del Danubio

El vertido tóxico de Hungría llega al río Raba, un afluente del Danubio y uno de los últimos puertos antes de alcanzar el gran río europeo, según confirmó este jueves, Tibor Dobson, vocero de la agencia estatal para desastres.

Dobson informó de que los equipos estaban trabajando a contrarreloj para reducir el contenido alcalino del derrame, que se encontraba en torno a pH9, mientras que los niveles no dañinos se encuentran entre 6 y 8, antes de que alcanzase el Raba a las 3:30 hora local.

El vocero confirmó que el derrame había acabado con la vida de varios peces al alcanzar el río Marcal.

El vertido de barro rojo se produjo tras la ruptura de un dique con residuos de aluminio este martes y ha causado la muerte de cuatro personas y más de 130 heridos.

Durante una visita a los lugares afectados, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, declaró que "no se puede vivir" en la zona de desastre.

Este se considera como el peor desastre químico que ha sufrido el país y podría tomar más de un año eliminar sus consecuencias.