Acusan a EE.UU. de tener una prisión secreta en Afganistán

Varios ex prisioneros afganos denunciaron haber sido víctimas de abusos, practicados este año en un centro de detención secreto ubicado en la base aérea estadounidense de Bagram.

Según un reporte publicado por la Fundación Open Society, los ex prisioneros dijeron que sus captores no les proporcionaron suficientes alimentos ni les permitieron practicar su religión, además de emplear técnicas para privarlos de sueño.

Un vocero del ejército de Estados Unidos, la capitán Pamela Kunze, negó la existencia de prisiones secretas y dijo que todos los centros de detención estadounidenses mantenían estándares consistentes con las leyes de EE.UU. y la Convención de Ginebra.

En 2002, dos prisioneros murieron a manos de soldados estadounidenses en la base de Bagram.