El Reino Unido continúa deportando iraquíes a pesar de las críticas de ACNUR

El Reino Unido deportó a cuarenta iraquíes más que buscaban asilo político en el país como parte de una serie de repatriaciones forzadas que han sido criticadas por la agencia para refugiados de la ONU.

Se cree que la mayoría de este grupo son kurdos que fueron trasladados hasta Bagdad porque la región autónoma de Kurdistán rehúsa recibir vuelos de deportados.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, considera que algunas zonas de Kurdistán no ofrecen seguridad y recomienda que aquellos que no logran asilo político no sean regresados allá.

Ya ha habido acusaciones de maltrato y uso de fuerza excesiva contra los deportados en vuelos anteriores.