Padres de británica muerta en intento de rescate dicen que no guardan rencores

Los padres de Linda Norgrove, la trabajadora humanitaria británica secuestrada y posteriormente muerta hace tres semanas en Afganistán durante una fallida operación de rescate, han dicho que no culpan a nadie por el fallido esfuerzo por regresarla a la libertad.

En su primera entrevista desde entonces, John y Lorna Norgrove, aseguraron que le daba crédito a las tropas estadounidenses -quienes lideraron el intento de rescate- por haber reconocido que una equivocación de uno de sus soldados pudo haberla matado.

Inicialmente se pensó que la trabajadora humanitaria fue asesinada por sus captores, pero el ejército de EE.UU. dijo más tarde que pudo haber muerto a consecuencia de la explosión de una granada lanzada por uno de los miembros de los equipos de rescate.

La familia Norgrove ha establecido una fundación de caridad a nombre de Linda para financiar la labor humanitaria en Afganistán.