Iraní condenada a lapidación sigue viva

La iraní Sakineh Mohammadi Ashtiani, condenada a muerte por lapidación, sigue viva y no será ejecutada este miércoles, informó el Comité Internacional contra la Lapidación, ONG que lleva meses velando por la vida de esta mujer.

El organismo había alertado sobre la posible ejecución de la iraní en la prisión de Tabriz y este martes organizó actos de protesta ante la embajada iraní en París y la sede del Parlamento Europeo en Bruselas pues, según la ONG, la iraní Sakineh Mohammadi Ashtiani iba a ser ejecutada este miércoles.

Ashtiani, de 43 años y madre de dos hijos, fue condenada a morir lapidada en 2006 por haber mantenido relaciones con dos hombres tras la muerte de su marido.