El Vaticano pide vigilar a una secta secreta

El Vaticano ha ordenado a los obispos católicos del mundo que vigilen las actividades de una secta secreta, que trata de combatir a los demonios por medio de oraciones a los ángeles.

La secta, llamada Opus Angelorum, fue fundada hace más de treinta años por un ama de casa de Austria, que creía haber identificado los nombres de cientos de demonios y ángeles que luchaban por el control de los seres humanos.

Se cree que varios sacerdotes y monjas católicas son seguidores.

Aunque la secta ya no se considera una herejía sus actividades siguen siendo una preocupación para el Vaticano.