Última actualización: Domingo, 20 de marzo de 2011

Ecuador: Correa enfrenta a Iglesia Católica por nombramiento de vicario

Representante de la orden de los Heraldos del Evangelio

La orden de los Heraldos del Evangelio se hará cargo del Vicariato de Sucumbíos, por decisión del Vaticano.

Las relaciones entre el gobierno de Ecuador y la cúpula de la Iglesia Católica no pasan por un buen momento.

En diversos tiempos, y en varios países, se ha acusado a autoridades eclesiales de interferir en asuntos del Estado.

Pero en esta ocasión es el Estado ecuatoriano, por medio del presidente Rafael Correa, el que ha amenazado con interferir en una decisión interna de la Iglesia.

El mandatario ha rechazado la llegada al Vicariato de la provincia amazónica de Sucumbíos de la orden católica de los Heraldos del Evangelio, a la que considera "ultraconservadora" y "fundamentalista".

A fines de octubre de 2010, el sacerdote argentino Rafael Ibarguren, de los Heraldos del Evangelio, fue colocado al frente de la Iglesia Católica en Sucumbíos, en reemplazo de Gonzalo López Marañón, de la congregación de los Carmelitas Descalzos, quien cumplió la edad jubilar de 75 años.

López Marañón estuvo 41 años como vicario de Sucumbíos, y hace poco fue condecorado por el gobierno ecuatoriano por su "destacada labor social".

Ahora el presidente Correa amenaza con vetar un nombramiento, por parte del Vaticano, de Ibarguren como obispo de Sucumbíos.

La lectura de que el "Modus Vivendi" permite un veto (del mandatario) no está de ningún modo admitida por los analistas de este tipo de legislación.

Antonio Arregui, titular de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana

Esto, según el mandatario, en aplicación del "Modus Vivendi", un tratado suscrito entre Ecuador y el Vaticano en 1937.

"Ahí está la atribución legal, nunca se la ha utilizado y no la queremos utilizar, pero lo haremos si se pretende en forma tan descarada tratar de destruir todo un trabajo social", dijo Rafael Correa, católico confeso, para quien los Heraldos del Evangelio "son tipos que se visten al estilo medieval, con sotana en plena selva amazónica, y que quieren borrar del mapa toda la acción pastoral y social" en Sucumbíos.

"Modus Vivendi"

El tratado "Modus Vivendi", que regula relaciones entre Ecuador y el Vaticano, establece en su artículo séptimo que "corresponde a la Santa Sede la elección de obispos", pero señala que se "comunicará previamente al gobierno ecuatoriano el nombre de la persona preelegida para arzobispo, obispo o coadjutor con derecho de sucesión, a fin de proceder de común acuerdo a comprobar que no hay razones de carácter político general que obsten a tal nombramiento".

Catedral de Nueva Loja

Correa amenaza con vetar el nombramiento de Ibarguren como obispo de Sucumbíos.

El texto señala que las conversaciones en torno a los nombramientos se efectuarán con la mayor reserva, y que el gobierno ecuatoriano tendrá un mes para pronunciarse en caso de que tuviera alguna objeción.

El titular de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, Antonio Arregui, le dijo a BBC Mundo que "la lectura de que el "Modus Vivendi" permite un veto (del mandatario) no está de ningún modo admitida por los analistas de este tipo de legislación".

Arregui aclaró que Rafael Ibarguren no ha sido designado como obispo de Sucumbíos, sino como administrador apostólico en dicha provincia.

"El administrador apostólico es una figura que suele utilizarse en la Iglesia para cuando una sede queda vacante y no hay una designación estable para la sustitución", explicó.

El líder religioso rechazó los calificativos emitidos por Rafael Correa en contra de los Heraldos del Evangelio, congregación que, en Ecuador, se encuentra, además, presente en Quito y Guayaquil.

Vía diplomática

Para el ex embajador de Ecuador en el Vaticano, Francisco Salazar, de acuerdo con el "Modus Vivendi" el gobierno ecuatoriano debería expresar las objeciones que tenga en cuanto a la designación de obispos de manera reservada, por la vía diplomática.

Ahí está la atribución legal, nunca se la ha utilizado y no la queremos utilizar, pero lo haremos si se pretende en forma tan descarada tratar de destruir todo un trabajo social

Rafel Correa, presidente de Ecuador

Salazar le dijo a BBC Mundo que confiaba en que la discusión sobre la representación eclesial en Sucumbíos no afectará las relaciones entre Ecuador y el Vaticano.

Por otra parte, las discrepancias entre el presidente Correa y las autoridades de la Iglesia Católica en el país también se han evidenciado en estos días alrededor de asuntos como el plan gubernamental de planificación familiar que incluye la distribución de preservativos en colegios.

Pero las diferencias en cuanto a los Heraldos del Evangelio no sólo han brotado entre el gobierno y la Iglesia, sino entre los propios fieles católicos de Sucumbíos, quienes han efectuado concentraciones a favor y en contra de esa orden religiosa.

"Es una verdadera pena que la feligresía católica pueda adoptar estas actitudes de confrontación porque son completamente impropias. Tratamos de superar esta situación por la vía del diálogo, pero no es fácil", lamentó el presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.