Renuncia el presidente de Alemania (no, no es Merkel)

Última actualización: Viernes, 17 de febrero de 2012
Christian Wulff

El presidente alemán presentó su renuncia en la mañana del viernes al lado de su esposa.

La canciller alemana Angela Merkel es la cara más visible de la política del país europeo. Sin embargo, el jefe de Estado alemán no es ella, sino el presidente de la república. Hasta su dimisión este viernes, Christian Wulff, ocupaba ese cargo.

A diferencia de las repúblicas presidencialistas, que predominan en Latinoamérica y en Estados Unidos, Alemania es una república parlamentaria en la que hay un jefe del Estado -el presidente- y otro del gobierno, la canciller.

El protagonismo político, habitualmente, recae en la figura del segundo. Pero este viernes fue diferente.

Renuncia

Cada vez más presionado para que renunciara, Wulff le dio gusto a quienes cuestionaban su estancia en el cargo como consecuencia de un escándalo de corrupción y tráfico de influencias en el que se vio envuelto en las últimas semanas.

La controversia se inició en diciembre, cuando el diario Bild publicó una historia que detallaba el préstamo con bajos intereses que Wulff recibió de la esposa de un hombre de negocios en 2009 por la suma de US$649.000.

También se le critica a Wulff haber presionado a ese periódico, el de mayor circulación en Alemania, para que no publicara la historia.

"Los eventos de las últimas semanas han demostrado que la confianza (del pueblo alemán) y, por consiguiente, mi efectividad se han visto seriamente afectados", aseguró Wulff este viernes en un breve comunicado.

Según los medios alemanes, esta crisis política no tiene precedentes en la Alemania de la postguerra.

La figura del presidente

"Puede que el puesto del presidente sea en gran parte ceremonial, pero esto no deja de ser una vergüenza y una distracción incómoda para Angela Merkel."

Chris Morris, de la BBC

Sin embargo, la figura del presidente en Alemania es, sobre todo, protocolaria.

La República Federal de Alemania es una democracia constitucional y federal y tiene un sistema parlamentario que elige, a través de escaños regionales, al jefe de gobierno, o canciller (en alemán, bundeskanzler).

Mientras que el canciller es el líder del gobierno, el presidente es la cabeza del Estado.

La figura del presidente fue creada en 1919 para remplazar al emperador como jefe del Estado. Friedrich Ebert fue el primero.

Su grado de poder es poco, sobre todo porque todas sus decisiones son dictadas por el gobierno.

Wulff fue el décimo presidente después de la segunda guerra mundial. Ejerció el cargo desde julio de 2010 y remplazó a Horst Koehler, quien renunció tras otra controversia sobre unas declaraciones en las que criticaba al gobierno por mandar tropas a países en el extranjero.

En ese momento, Wulff tenía 51 años y era visto como un posible canciller.

Antes había sido gobernador del estado norteño de Baja Sajonia en 2003, cargo para el que fue reelegido en el 2008.

Wulff pertenece al partido cristianodemócrata, el mismo de la actual canciller, cuya opinión fue decisiva a la hora de su nombramiento como presidente.

¿Afecta a Angela Merkel?

Según Chris Morris, de la BBC, "puede que el puesto del presidente sea en gran parte ceremonial, pero esto no deja de ser una vergüenza y una distracción incómoda para Angela Merkel".

"Christian Wulff fue elección suya, y ahora ella va a tener que invertir capital político para encontrar un remplazo aceptable".

En un momento en que los niveles de aceptación para Merkel son altos, apunta Morris, esto puede ser un problema para su reputación en términos de credibilidad y confiabilidad.

Tenerse que concentrar en resolver este asunto interno, indica el reportero, le quitará tiempo y concentración a la canciller para lidiar con la complicada crisis que ocurre en la Eurozona, cuya resolución está, al menos en gran parte, en manos de ella.

Como consecuencia de la dimisión de Wulff, la líder alemana pospuso una visita a Italia para reunirse con el primer ministro Mario Monti en un momento en que una decisión sobre la deuda griega, la italiana y la de otros problemas es urgente.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.