Slim perdió miles de millones, pero sigue siendo el más rico

Slim Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Slim perdió miles de millones de dólares en el último año, pero sigue siendo el más rico.

La revista estadounidense Forbes colocó al mexicano Carlos Slim en lo alto de su ranking de los más ricos del mundo por tercer año consecutivo, con una fortuna de US$69.000 millones.

Slim comenzó a construir su imperio en el sector de las telecomunicaciones y más tarde invirtió en energía, finanzas e inmobiliarias.

Forbes estimó que la fortuna de Slim se redujo en el último año en US$5.000 millones pero aún así sigue en el primer puesto, por delante de los estadounidenses Bill Gates y Warren Buffett.

Bill Gates acumula una fortuna de US$61.000 millones, mientras que Buffet tiene US$44.000 millones.

En el cuarto y quinto puesto están dos europeos; Bernard Annault, presidente del conglomerado de marcas de lujo LVMH (US$41.000 millones), y Amancio Ortega, fundador de la marca de moda española Zara (US$37.500 millones).

Le sigue Larry Ellison, fundador y presidente de la empresa de sofware Oracle, con un estimado acumulado de US$36.000 millones).

Li ka-Shing ocupa la novena posición como el asiático más rico con una fortuna de US$25.500 millones. El empresario tiene su base de operaciones en Hong Kong, donde funcionan Hutchinson Whampoa y Cheung Kong Holdings, el mayor operador de contenedores del mundo.

Preocupado por la crisis

En una reciente entrevista exclusiva a BBC Mundo Slim aseguró que la crisis que afecta a los países desarrollados es un "cambio de civilización", y al mismo tiempo, se mostró optimista sobre las perspectivas de México y América Latina.

"Estoy muy preocupado", respondió Slim cuando BBC Mundo le preguntó sobre la situación actual, especialmente en Estados Unidos y Europa.

"Es un problema estructural, es un cambio de civilización y las cosas que deberían haberse hecho no se han hecho. Ese cambio de civilización no ha sido llevado a cabo para suavizar las reformas," aseguró durante la entrevista con BBC Mundo en su despacho en la Ciudad de México.

Slim posee un imperio económico basado en México que se extiende desde las telecomunicaciones - es el mayor proveedor de servicios de telefonía celular en América Latina - hasta la construcción (Grupo Carso), el comercio minorista (las tiendas Sanborns en México) y los medios (posee más del 8% del periódico estadounidense The New York Times).

En repetidas ocasiones durante la entrevista - que se llevó a cabo en inglés y en español - Slim sostuvo que es necesario hacer "correcciones" en los países desarrollados para superar la crisis.

Esas decisiones, asegura, no son "necesariamente" medidas de austeridad.

Como recetas, cita, por ejemplo, la necesidad de elevar la edad de retiro (jubilación) y sugiere a los gobiernos a vender o subarrendar algunos de sus bienes.

La necesidad de estas reformas se debe, argumenta el empresario de 71 años, a que el mundo necesita adaptarse al nuevo orden económico.

En las últimas décadas, explica Slim, los avances en la tecnología han hecho que la industria de servicios crezca de manera exponencial, dibujando un nuevo mapa económico mundial, una situación que Slim compara la situación con la Revolución Industrial.

En ese orden, los empresarios juegan un rol importante en la solución de los problemas económicos, dice Slim.

Pero, la existencia de empresarios tan prósperos y poderosos como él, ¿no juega en contra del desarrollo de las pequeñas y medianas empresas?

"Las empresas grandes no destruyen a las pequeñas; trabajan con ellas. Hay una cadena de negocios", sentencia.

Lea el resto de la entrevista

Contenido relacionado