Washington dice que DEA no disparó contra hondureños

El Departamento de Estado de EE.UU. aseguró que ningún estadounidense usó la fuerza o arma de fuego alguna durante el incidente ocurrido en un zona selvática de Honduras la semana pasada durante una operación antidrogas en la que murieron cuatro personas.

La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, aseguró que funcionarios de la DEA participaron "en papel de apoyo" y que "ningún funcionario estadounidense disparó un arma de fuego".

Dos hombres y dos mujeres embarazadas murieron en la operación en la zona conocida como Gracias a Dios. Según informaron las autoridades hondureñas los fallecidos eran pescadores locales y no formaban parte del presunto grupo narcotraficante que buscaba la misión.

Nuland aseguró que los helicópteros y otras unidades aéreas que participaron eran pilotadas por militares hondureños y pidió esperar el resultado de la "amplia investigación" que se está llevando a cabo para determinar lo sucedido.

Según informes de la prensa hondureña, este miércoles habitantes de la zona, de mayoría indígena, quemaron dependencias gubernamentales y exigieron la salida de la misión de la DEA de la zona.