Presidente de Guatemala acusa a las pandillas del asesinato de director de prisión

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, acusó a las pandillas juveniles de la muerte del director de una prisión de máxima seguridad en ese país.

El director de la cárcel El Infiernito, Amílcar Corado González, fue emboscado por cuatro hombres armados en motos.

Corado llevaba menos de un mes a cargo de la prisión y había puesto en marcha una serie de medidas disciplinarias nuevas.

En Guatemala, los miembros encarcelados de las bandas criminales frecuentemente tienen socios en libertad, gracias a los cuales pueden continuar con sus carreras criminales a pesar de estar encarcelados.

El Infiernito está en el departamento de Escuintla, en el sur del país.