Policía brasileño dispara a su compañero por una broma pesada

Un oficial de policía brasileño murió por los disparos de su propio compañero, a quien le gastó una broma pesada.

El agente salía en coche de su garage, en la ciudad de Rondonópolis, cuando su colega llegó en motocicleta. Éste llevaba un casco y golpeó en el vidrio del coche gritando "¡esto es un atraco!".

El policía que viajaba en el coche sacó su pistola y disparó al compañero en el estómago.

Aseguró que sólo descubrió de quién se trataba cuando le quitó el casco a su amigo.

Contenido relacionado