Pandillas de El Salvador se comprometen a no delinquir

Pandilleros en El Salvador
Image caption Los pandilleros anunciaron una próxima entrega de armas.

Las pandillas y maras de El Salvador se comprometieron este sábado a dejar de delinquir en cuatro municipios del país, dentro de una "segunda fase" de la tregua entre bandas rivales, en vigor desde marzo de 2012.

Los "municipios santuario", como se conoce a estos lugares, son Sonsonate (occidente), Quezaltepeque (centro), Ilopango y Santa Tecla, cerca de la capital.

"Reiteramos nuestra firme voluntad de involucrar nuestras estructuras en los procesos que se llevarán adelante en cada uno de esos municipios, asumiendo que en ellos daremos inicio a un proceso que tendrá como finalidad el abandono pleno de toda actividad delictiva", dijo José Tiberio Valladares, uno de los líderes de la Mara Salvatrucha (MS).

En un comunicado conjunto firmado por las cinco principales pandillas del país se anuncia que están "trabajando intensamente en una campaña de retiro del armamento".

El armamento será entregado a la Organización de los Estados Americanos (OEA) hasta que la nueva ley transitoria para la entrega de armas, aprobada el jueves y observada ayer por el presidente Mauricio Funes sea ratificada por el Parlamento, dijeron los pandilleros.

Según las autoridades, la tregua ha logrado disminuir los homicidios en un 54,4 % desde marzo.

Vea también: La tregua pandillera que nació entre rejas

Contenido relacionado