La prensa tradicional sigue perdiendo adeptos en EE.UU.

Periódico durante el proceso de impresión
Image caption 450 de los 1.380 diarios analizados ya han iniciado o anunciado planes para cobrar por parte de su contenido.

El 31% de los adultos en Estados Unidos ha dejado de recurrir a un medio de prensa, porque "ya no le ofrece las noticias que estaban acostumbrados a recibir", según un informe publicado por el Centro Pew sobre el estado de la prensa en el país.

El documento apunta a un deterioro en la cobertura de noticias en los medios de comunicación tradicionales y recuerda como factor determinante una década de recortes.

"Con los recursos para la cobertura periodística reducidos al mínimo y menos coberturas especializadas, se ha deteriorado el nivel de experiencia de los periodistas y su capacidad para profundizar en una historia", señala el informe.

Los diarios, revistas, televisión y radioemisoras siguen perdiendo en la competencia por recursos publicitarios frente a internet y aparatos digitales portátiles.

El informe señala también que "la industria periodística puede haber llegado en 2012 a un punto crucial: 450 de los 1.380 diarios del país ya han iniciado o anunciado planes para cobrar por parte de su contenido".

El documento destaca el caso del New York Times, que permite la lectura gratuita de un número determinado de artículos y cobra por el resto. Sus ingresos por circulación ya exceden sus ingresos por publicidad.

"El aumento del contenido digital pagado podría tener un impacto positivo en la calidad del periodismo en la medida en que las organizaciones de noticias se esfuercen por producir un contenido único y de alta calidad por el cual el público esté dispuesto a pagar", agregó el informe.

El estudio encontró, asimismo, que casi dos tercios de los adultos en Estados Unidos obtienen sus noticias por vía de amigos, familiares, o los medios sociales y luego buscan la información completa mediante "enlaces" digitales con las historias periodísticas.

El documento también expresa preocupación por la tendencia de los periodistas a divulgar información directamente en redes sociales. Pew señaló que durante la cobertura de la campaña electoral en 2012, algunos periodistas actuaron más como "megáfonos que como investigadores".