Crean riñón de laboratorio y lo trasplantan a una rata

  • 14 abril 2013

Es posible que estemos presenciando el primer paso hacia un nuevo mundo en que se puedan construir riñones diseñados en un laboratorio.

Cuando se trata de trasplantes, los riñones son los órganos con más demanda. Pero no hay suficientes, pues la mayoría de los riñones de las personas que mueren no son aptos.

En muchos países hay una larga lista de espera acompañada de mucho sufrimiento por parte de pacientes y familiares. Y aun cuando un trasplante es exitoso, también existe el riesgo de rechazo por lo que para evitarlo, el paciente debe someterse a una vida de fármacos que supriman el sistema inmune.

Una investigación publicada en la revista especializada Nature Medicine informa que un equipo del Massachusetts General Hospital, en Estados Unidos, logró crear un riñón que podría funcionar -por lo menos hasta cierto punto- cuando se coloca en un animal.

Según los científicos estadounidenses, el riñón artificial que fue trasplantado a una rata y empezó a producir orina fue menos efectivo que uno natural.

Pero especialistas en medicina regenerativa aseguran que ésta es un área muy prometedora.

Los riñones filtran la sangre para retirar los residuos y el exceso de agua.

"La visión de los investigadores fue tomar un riñón viejo y quitarle todas sus células viejas para dejarlo como la estructura de un panal. A partir de allí el riñón sería reconstruido con células del paciente", explicó James Gallagher, reportero de salud de la BBC.

Esto tendría dos grandes ventajas sobre los trasplantes de órganos actuales; el tejido se correspondería con el del paciente, por lo que no serían necesarios fármacos inmunosupresores y aumentaría en gran medida el número de órganos disponibles para el trasplante.

"La mayoría de los órganos disponibles son rechazados, pero podrían ser usados como plantillas para los nuevos", agregó Gallagher.

Caparazón

Image caption Este riñón artificial fue creado en el laboratorio.

Los especialistas estadounidenses dieron el primer paso hacia la creación de riñones artificiales.

Tomaron el riñón de rata y usaron detergente para limpiarlo de células viejas.

La malla de proteínas restante, o caparazón, luce exactamente igual que un riñón, incluyendo la intrincada red de vasos sanguíneos y conductos de drenajes.

Este sistema proteico se usó para las células correctas a la parte derecha del riñón, donde se unieron a toda la estructura del órgano.

Luego se guardó durante doce días en un horno especial para reproducir las condiciones del cuerpo de una rata.

Cuando se probaron los riñones en laboratorio, la producción de orina fue del 23%, comparado con los naturales.

El paso siguiente del equipo fue trasplantar el órgano a una rata. Una vez dentro del cuerpo, la efectividad del riñón disminuyó un 5%.

Aun así, el jefe de la investigación, Harald Ott, le dijo a la BBC que restaurar una pequeña parte del funcionamiento normal puede ser suficiente. "Si estás recibiendo hemodiálisis, el funcionamiento del 10% al 15% de un riñón sería suficiente para independizar al paciente del tratamiento".

Ott agregó que había gran potencial en esta técnica. "Si piensas sólo en Estados Unidos, actualmente tenemos 100.000 pacientes esperando por un riñón, y sólo hay disponibles unos 18.000 al año".

"Creo que el impacto clínico potencial de un tratamiento exitoso sería enorme".

"Realmente impresionante"

Image caption Así queda el riñón viejo después de quitarle las células.

"Antes de que esta técnica sea considerada para humanos, se requiere de mucha más investigación", aclaró Gallagher.

Es necesario que la técnica tenga un mayor nivel de efectividad. Además, los investigadores necesitan probar que el riñón puede funcionar por un largo período de tiempo.

También habrá más retos en la creación de un riñón de humanos. Es más difícil lograr que las células queden en el lugar adecuado en órganos más grandes.

"Esto es extremadamente interesante. Es realmente impresionante", declaró Martin Birchall, cirujano del University College London, quien ha estado involucrado en trasplantes de tráquea producidos con técnicas similares.

"Ellos solucionaron algunas de las principales barreras técnicas para hacer que sea posible el uso de la medicina regenerativa para necesidades médicas realmente importantes".

Birchall agregó que lograr hacer esto para gente necesitada de trasplante de órgano podría revolucionar la medicina.

"Es casi el nirvana de la medicina regenerativa, ciertamente desde un punto de vista quirúrgico, que puedas satisfacer la mayor demanda de trasplantes de órganos -riñón- en el mundo".

Contenido relacionado