Bolivia: Evo Morales y aymaras reciben el Año Nuevo andino

  • 21 junio 2013
Fetos de llama
Fetos de llama, parte de los ritos aymaras.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, encabezó los rituales con que los indígenas aymaras de su país recibieron el Año Nuevo 5.521 de la cultura andina, coincidente con el solsticio de invierno del hemisferio sur, en las ruinas de Tiahuanaco.

Centenares de indígenas y campesinos, además de turistas, llegaron de madrugada a la antigua ciudadela de Tiahuanaco, en el altiplano de La Paz, para esperar la salida del "Tata Inti" (Dios Sol).

Los sacerdotes aymaras prepararon altares con ofrendas al "Willka Kuti" o "retorno del sol", como llaman también a la fiesta que además inicia el cambio del ciclo agrícola para la siembra en el campo.

Abrigado con un poncho rojo, Morales se unió a la celebración junto con el vicepresidente, Álvaro García Linera, unos 45 minutos antes de que saliera el sol en el templo de Kalasasaya de Tiahuanaco.

En 2009, Morales designó la fiesta como "Año Nuevo Andino Amazónico" y decretó que cada 21 de junio sea festivo nacional.

Los 5.521 años de la cultura andina son el cálculo que se obtiene según la creencia de que la civilización prehispánica tiahuanacota tuvo una antigüedad de 5.000 años exactos, a los que se suman los 521 que se cuentan desde 1492, cuando los españoles llegaron a América. Pero muchos arqueólogos y antropólogos rechazan que la cultura de Tiahuanaco fuera tan antigua.