Brasil: marcha de protesta se acerca al Maracaná

Marcha hacia el Maracaná
Image caption La protesta en Brasil continúa el día de la final de la Copa Confederaciones.

En Brasil, miles de policías fueron desplegados en Río de Janeiro para detener a manifestantes que se acercaban al estadio de Maracaná, donde dentro de unas horas se jugará la final de la Copa Confederaciones, que disputan las selecciones de Brasil y España.

Las autoridades dispusieron una enorme operación de seguridad alrededor del estadio.

Una protesta inicial fue rechazada, pero se esperaba una manifestación más grande antes de empezar el encuentro. El torneo ha sido el foco de semanas de disturbios en todo el país contra la corrupción, los servicios públicos deficientes y el alto costo de la Copa Mundial de Fútbol del próximo año.

Después de varias semanas de protestas, se informó que la presidenta Dilma Rousseff decidió no asisitir al partido.

La mandataria fue abucheada cuando ocupó su asiento para el partido inaugural de la Copa hace dos semanas.

Previamente, un grupo de manifestantes trató de tomar por asalto un edificio propiedad de la Confederación Brasileña de Fútbol, pero la policía se los impidió.

Lea también: un testimonio en medio de las protestas

Contenido relacionado