Mujer detenida por quejarse de sentencias contra agresores de su hija recibe compensación

En China, Tang Hui, una madre que tras quejarse de las sentencias dadas a los sujetos que secuestraron y violaron a su hija de once años fue enviada a un campamento de trabajos forzados, recibió una compensación de US$500 por daños.

Tang fue enviada a un centro de reeducación, ubicado en un centro de trabajo forzado, por alterar el orden social después de que manifestara contra lo que calificó como sentencias demasiado indulgentes contra los agresores de su hija.

Después de una semana, la mujer fue dejada en libertad. Pero su caso provocó un debate sobre el sistema de campos de trabajos forzados en China.

La policía en ese país puede detener a personas hasta por cuatro años sin un juicio.