Tragedia del tren en Galicia: el maquinista detenido se niega a declarar

  • 26 julio 2013
Maquinista, Francisco José Garzón
El maquinista, Francisco José Garzón, resultó levemente herido a consecuencia del accidente.

La Policía de Galicia informó que el maquinista del tren que se descarriló cerca de Santiago de Compostela, en el noroeste de España, se negó a declarar ante las autoridades este viernes.

Francisco José Garzón, de 52 años, había sido detenido mientras permanecía internado en un hospital local, bajo cargos de "imprudencia".

Según informó el jefe superior de la Policía gallega, Jaime Iglesias, el conductor ferroviario quedó imputado "por un hecho delictivo vinculado a la autoría del siniestro" en el que murieron 78 personas y más de cien resultaron heridas.

Las autoridades habían anticipado que su declaración podía ocurrir "en cualquier momento". Sin embargo, Garzón rechazó participar en un interrogatorio de la policía durante la tarde del viernes, según informó un portavoz de la institución.

Ahora, el caso procederá a "una instancia judicial tan pronto como sea posible", agregó el vocero policial.

Fuentes de la investigación citadas en varios medios de comunicación españoles (como "La Voz de Galicia", el diario "El País" y la agencia de noticias EFE), señalan que el maquinista habría admitido inmediatamente después del accidente que tomó la curva a unos 190 kilómetros por hora, más del doble de la velocidad máxima permitida en ese sector.

Aún se desconoce si el accidente se debió a una falla técnica que haya impedido reducir la velocidad en la curva -que sigue a una recta donde el tren puede avanzar a 200 kilómetros por hora- o bien a una falla humana.

Lea: Lo que pudo haber fallado en la tragedia de Santiago

La caja negra

Las autoridades establecieron también la cifra de víctimas confirmadas por los forenses: 78 muertos, además de más de un centenar de heridos.

El coordinador jefe de la Policía Científica, Antonio del Amo, señaló que el número de decesos se redujo de los 80 informados el día anterior por las complejidades propias del reconocimiento de cuerpos: en el proceso, explicó el experto, se pueden considerar algunos restos humanos como de diferentes personas pero finalmente determinarse que pertenecen a una sola.

El jefe policial, Jaime Iglesias, detalló además que la caja negra del tren está bajo custodia, pero que no ha sido abierta.

"No se va a hacer nada con ella", señaló, hasta que haya un acuerdo con las autoridades judiciales.

Como las grabadoras de los aviones, el dispositivo contiene datos sobre el recorrido del tren, como la velocidad y la distancia de frenado, que podrían echar luz sobre el accidente.

Ambos conductores salieron ilesos del siniestro. Según el diario "El País", cuando estaban atrapados en la cabina del tren y aún desconocían la magnitud del accidente, uno de los conductores se comunicó con sus colegas de la estación.

"¡Somos humanos! ¡Somos humanos!", repetía, según el testimonio publicado, atribuido a fuentes de la investigación. "Espero que no haya muertos porque caerán sobre mi conciencia", habría dicho.

El accidente de Santiago ha sido la peor tragedia ferroviaria en España del último medio siglo.

La agencia EFE informó que uno de los maquinistas supuestamente comentó en una comunicación telefónica: "Descarrilé, qué le voy a hacer, qué voy a hacer".

En tanto, en Galicia se ha observado un minuto de silencio por las víctimas. El presidente de la comunidad autónoma, Alberto Núñez Feijóo, había declarado un duelo de siete días en la región.

Vea también: La versión del maquinista

Apoyo sindical

El Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (Semaf) salió a respladar públicamente al conductor Garzón.

"Queremos mostrar nuestro apoyo al compañero implicado en este accidente ante la magnitud de este trágico suceso, en el que ha resultado herido leve", aseguró la organización en un comunicado publicado en su página web.

BBC Mundo consultó a Renfe sobre la información supuestamente aportada por su maquinista.

A través de su equipo de prensa, la compañía aseguró que la investigación está abierta, por lo que no le corresponde pronunciarse y se remitió al comunicado publicado la mañana del jueves que dice: "Técnicos de Adif y Renfe se han desplazado hasta el lugar del siniestro para colaborar en las labores de rescate de las víctimas, así como para proceder a la reparación y recuperación de la línea lo más pronto posible".

"Ambas compañías colaboran en la investigación para esclarecer las causas del siniestro, al tiempo que trasladan a los familiares de las víctimas sus condolencias y máxima solidaridad".

Contenido relacionado