OEA dice que Honduras dejó las cárceles en manos de los reclusos

  • 3 agosto 2013
Comayagua
Image caption Un incendio en la cárcel hondureña de Comayagua en 2012 dejó más de 350 reclusos muertos.

El gobierno de Honduras ha abandonado de manera efectiva sus responsabilidades de rehabilitar a los presos y ha dejado las cárceles en manos de los reclusos, según un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En un informe que fue presentado este viernes en Tegucigalpa, la CIDH describió el sistema penitenciario de Honduras como "deshumanizado, paupérrimo y corrupto", con cárceles que "son totalmente contrarias a la dignidad humana".

Además, asegura que es común que se creen comités de presos de-facto que llegan a poner las normas y los castigos de las prisiones.

"En este sentido, se instó enfáticamente al Estado a erradicar definitivamente la práctica de delegar facultades disciplinarias en los propios reclusos, sobre todo la posibilidad de aplicar sanciones", indica un comunicado de la CIDH.

El informe dice además que las mujeres comparten en muchas ocasiones cárceles con los hombres y algunas de ellas se ven obligadas a prostituirse.

Por ello, la Comisión llama a las autoridades hondureñas a atajar lo que llamaron una profunda crisis estructural.

Las cifras del gobierno muestran que hay prisiones contruidas para 800 personas con más de 1.200 reclusos.

Lea también: Comayagua y la realidad de las cárceles centroamericanas

Contenido relacionado