El quinto día del juicio en China a Bo Xilai

  • 26 agosto 2013
Bo Xilai en Corte
Image caption Bo Xilai acusó a su exjefe de Policía de mentiroso.

El político chino caído en desgracia, Bo Xilai, compareció en corte en la ciudad de Jinán por quinto día consecutivo en el juicio más politizado en China en décadas.

Los corresponsales indican que sus argumentos finales serán observados muy de cerca por quienes han estado siguiendo el caso en Weibo, el equivalente chino de Twitter, donde el tribunal ha estado publicando actualizaciones regulares.

Bo, quien alguna vez estuvo destinado al más alto cargo del país, dijo el domingo que sus declaraciones hasta ahora han sido meramente reacciones a los testimonios presentados por la Fiscalía.

Se ha defendido con firmeza de las acusaciones de corrupción y abuso de poder, pero ahora tuvo la oportunidad de hablar del contexto político de su caso y de criticar a sus excolegas.

Los fiscales, en su argumento final, indicaron que Bo no merece clemencia debido a la gravedad de las acusaciones y porque no ha mostrado arrepentimiento.

En su declaración final, Bo expresó que cualquier admisión hecha previamente por escrito se debió a que esperaba poder mantener su afiliación al partido y su vida política.

Además señaló que otras personas cercanas a él, particularmente su esposa, podrían haber sido culpables de actuar con avaricia e impunidad, pero él no.

En cuanto a la acusación de encubrimiento del asesinato de su socio por su esposa, sostuvo que las autoridades más altas del partido comunista eran conscientes de algunas de sus acciones, a juzgar por las transcripciones de la corte editadas en Weibo.

Un corresponsal de la BBC en el juicio dice que a pesar de un aparente experimento de apertura, el proceso sigue muy controlado por el partido comunista.

El juez indicó que el veredicto será entregado otro día.

Contenido relacionado