Siria: la ONU abandona la zona del presunto ataque químico

  • 26 agosto 2013
Vehículos de la ONU
Image caption El convoy de la ONU fue baleado, pero un vehículo de reemplazo logró trasladar a los inspectores hasta la zona donde realizaron el análisis.

Inspectores de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) visitaron durante tres horas la zona donde tuvo lugar el presunto ataque con armas químicas, el miércoles pasado, en las inmediaciones de la capital de Siria, Damasco.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que el equipo visitó dos hospitales, entrevistó a testigos y sobrevivientes del presunto ataque y a los médicos que los atendieron, y además tomó algunas muestras.

En un video publicado en internet se ve a los expertos hablando con locales y recogiendo pruebas (escombros, muestras de suelo, resto de sangre y tejido) para ser examinadas en el laboratorio.

Más temprano, el convoy de la ONU que transportaba a los inspectores fue baleado por atacantes no identificados. Tanto el gobierno como los rebeldes se han culpado mutuamente por el ataque, que no dejó víctimas.

Según un portavoz de la organización, el vehículo recibió varios impactos de bala y debió retroceder a un puesto de control del gobierno pero se puso en marcha un operativo para conseguir un transporte de reemplazo.

Ban elogió al equipo por realizar su trabajo a pesar de las peligrosas circunstancias.

El presidente de Siria, Bashar al-Assad, autorizó el ingreso de los observadores a la zona del presunto ataque químico después de varios días de presión internacional.

Sin embargo, Estados Unidos y Gran Bretaña han expresado preocupación por la posibilidad de que la evidencia haya sido destruida en los cinco días transcurridos desde el ataque.

Vea: Siria acepta inspección de ONU por ataque químico

Diferencias diplomáticas

Image caption El canciller ruso, Sergei Lavrov, advirtió que Rusia no ve con buenos ojos una respuesta militar en Siria sin el mandato de la ONU.

Asimismo, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, señaló que una intervención militar en Siria sin el respaldo de la ONU constituiría una "grave violación de las leyes internacionales".

Más temprano, el canciller británico, William Hague, dijo a la BBC que la respuesta armada ante las sospechas de uso de armas químicas por parte del gobierno sirio podía tener lugar incluso sin el visto bueno del organismo internacional.

Por su parte, su par de Francia, Laurent Fabius, indicó que saltearse a la ONU en el proceso de decisión de una intervención militar sería "muy difícil", pero señaló que Rusia y China están obstaculizando la toma de decisiones en el Consejo de Seguridad del organismo.

El primer ministro británico, David Cameron, regresó anticipadamente de sus vacaciones como consecuencia de la crisis siria, según se informó a la prensa en Reino Uido.

Vea también: Lo que dicen los videos del "ataque químico" en Siria

Contenido relacionado