Reino Unido no participará en una acción militar contra Siria

  • 29 agosto 2013
  • comentarios
David Cameron Image copyright Reuters
Image caption El resultado es una derrota política para Cameron.

El Parlamento de Reino Unido rechazó la posibilidad de iniciar acciones militares contra el régimen de Siria tras el aparente ataque químico ocurrido la semana pasada en los suburbios de Damasco.

La propuesta del primer ministro David Cameron de llevar a cabo un ataque a Siria fue rechazada con los votos de 285 parlamentarios. A favor votaron 272, es decir una diferencia de apenas 13 votos.

Minutos después de la votación, Cameron dijo que está claro que el Parlamento no quiere acción y prometió que actuará de acuerdo con eso.

De esta forma el gobierno británico ha descartado totalmente cualquier iniciativa armada conjuntamente con Estados Unidos contra el régimen de Bashar al Asad.

El líder de la bancada del opositor Partido Laborista, Ed Miliband, dijo que el voto significa que una acción militar está "fuera de agenda" y agregó que el Parlamento reaccionó en contra del liderazgo "arrogante y temerario" del primer ministro.

Vea también: ¿Armas químicas en Siria? Análisis de la evidencia

La derrota del ejecutivo británico significa según observadores políticos un golpe duro a la autoridad de Cameron, quien ya había suavizado la propuesta del gobierno para una acción militar contra Siria.

Los laboristas exigían más evidencia sobre la conexión de Al Asad con el aparente ataque químico de la semana pasada contra la población civil.

"Decepcionado"

Pero el rechazo parlamentario fue aún más allá. La Cámara de los Comunes también votó en contra de la moción del gobierno que pedía una acción militar en Siria si era respaldada por evidencia de los inspectores de armas de Naciones Unidas, que investigan las acusaciones de que el régimen del presidente Bashar al Asad usó armas químicas contra la población civil.

El secretario de Defensa, Phillip Hammond, confirmó que Reino Unido se desvinculará de cualquier acción militar contra el régimen de Al Asad.

"Creo que Estados Unidos y otros países seguirán adelante con la idea de responder al ataque químico".

"Estarán decepcionados de que Reino Unido no participará. Pero creo que el hecho de que los británicos no participen no significa que no actuarán", dijo.

Aseveró que el primer ministro estaba "decepcionado" con los resultados de la votación en la Cámara de los Comunes que -dijo- dañará las relaciones con Washington.

"Ciertamente va a poner alguna tensión en esa relación especial".

"Los estadounidenses entienden que hay un proceso parlamentario. Quizás se han sorprendido por la magnitud de la oposición", afirmó el secretario de Defensa británico.

Irak "envenenó el pozo"

Hammond estuvo bajo intensa crítica por asegurar que el líder opositor Ed Miliband estaba dando "socorro" al régimen de Al Asad por rechazar darle apoyo a Cameron.

A la pregunta de los periodistas de si todos los parlamentarios que rechazaron la moción habían dado "socorro" al presidente Al Asad, dijo que "la expresión fue inventada. El régimen de Al Asad va a estar ahora menos incómodo esta noche como resultado de la votación en el Parlamento".

Culpó a la guerra en Irak en 2003 por "envenenar el pozo" de la opinión pública contra las intervenciones militares británicas en el Medio Oriente.

El parlamentario opositor designado para temas de defensa, Jim Murphy, señaló que "el Parlamento es totalmente impredecible en algunas ocasiones y creo que muchas personas no creían que esto sucedería".

Agregó que el hecho de que muchos parlamentarios conservadores no hayan apoyado a Cameron refleja el hecho de que "no estaban dispuestos a tomarle la palabra".

"No va a haber participación británica en una acción militar en Siria, creo que eso es bueno, el sistema funciona", aseveró el parlamentario conservador Douglas Carswell, que votó en contra de la moción del gobierno.