Santos: fallo de La Haya sobre diferendo con Nicaragua no es aplicable

  • 10 septiembre 2013
  • comentarios
Juan Manuel Santos Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Santos dijo que no tolerará "las ambiciones expansionistas de Nicaragua".

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó este lunes que el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) que redefinió los límites marítimos entre su país y Nicaragua no es aplicable mientras no haya un tratado binacional.

"El fallo de la Corte Internacional de Justicia no es aplicable, no es y no será aplicable, hasta tanto se celebre un tratado que proteja los derechos de los colombianos, tratado que deberá ser aprobado de conformidad con lo señalado en nuestra Constitución", afirmó Santos en un discurso retransmitido en cadena nacional.

Santos adelantó que pondrá en marcha una estrategia de cuatro puntos para la defensa de la soberanía colombiana en el Caribe, y especialmente del archipiélago de San Andrés y Providencia.

El dictamen de La Haya le otorgó a Nicaragua el pasado mes de noviembre los derechos económicos sobre una zona de mar Caribe de más de 75.000 kilómetros cuadrados, y le concedió al país suramericano la soberanía sobre siete cayos, dos de ellos enclavados, que hacen parte del archipiélago colombiano de San Andrés.

Sin embargo, y pese a que es de carácter inapelable, Bogotá desconoce el fallo de la CIJ. En ese sentido, Santos explicó que los límites del país están establecidos por la Constitución y que "sólo podrán modificarse en virtud de tratados aprobados por el Congreso, debidamente ratificados por el presidente de la República".

El gobierno de Nicaragua aún no ha reaccionado a la alocución de Santos este lunes en la noche.

"Ambiciones expansionistas" de Nicaragua

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El dictamen le otorgó a Nicaragua los derechos económicos sobre más de 75.000 kilómetros cuadrados del Caribe.

"Hoy quiero asegurarle a los colombianos: lo que vigilé como marino y lo que defendí como ministro (de Defensa) lo voy a proteger, hasta las últimas consecuencias, como presidente", advirtió el mandatario quien además dijo que no tolerará "las ambiciones expansionistas de Nicaragua".

El presidente aseguró que Nicaragua quiere pedir a La Haya que le reconozca una plataforma continental al oriente del archipiélago de San Andrés y Providencia para ampliar su jurisdicción en el Caribe hasta unas 100 millas frente a Cartagena, algo que, a su juicio, es "totalmente inaceptable".

La disputa entre Nicaragua y Colombia por ese territorio en el Caribe comenzó hace más de una década. Como recuerda el corresponsal de BBC Mundo en Colombia, Arturo Wallace, el juicio comenzó en 2001.

El corresponsal destaca la importancia de la resolución que La Haya emitió en noviembre para la explotación de una zona rica en recursos pesqueros y, aparentemente, también en petróleo.

"Y, para muchos, ahí está la clave del actual litigio, por más que sus antecedentes se remontan a más de 200 años", asegura Wallace.

De hecho, el pasado mes de agosto, Nicaragua anunció el comienzo de la exploración de petróleo y gas en esa zona del Caribe que, según el ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, estaría a cargo de la empresa estadounidense Noble Energy.

Estrategia integral

En su alocución de este lunes, el presidente Santos definió una "estrategia integral" basada en cuatro puntos para defender ese territorio.

El plan incluye poner un freno a Nicaragua junto a otros países afectados por las "ambiciones expansionistas" de la nación centroamericana como Panamá, Costa Rica y Jamaica.

Santos adelantó en ese sentido que se unirá a esos países para suscribir una carta de protesta que presentará a Naciones Unidas.

Otros de los puntos de la estrategia será defender su posición de que es imposible aplicar el fallo a nivel nacional e internacional y declarar a través de un decreto una "zona contigua integral" para unir "las zonas contiguas" de las islas y cayos colombianos en el Caribe Occidental y "evitar que las islas del archipiélago queden enclavadas".

Su gobierno también priorizará la defensa de la Reserva Seaflower y dijo que acudirá "a todos los medios jurídicos y diplomáticos" para reafirmar la protección de esa zona en la que los pescadores colombianos "han adelantado labores de pesca desde hace siglos”.