Shinzo Abe intenta tranquilizar al mundo por Fukushima

  • 19 septiembre 2013
Trabajadores en Fukushima
Image caption Hay informes de que continúa fugándose agua radioactiva de la planta nuclear.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, visitó la devastada planta nuclear de Fukushima después de las revelaciones de que continúa fugándose agua radioactiva.

El señor Abe declaró que todas las fugas debían detenerse en seis meses y dio instrucciones para el decomiso de dos de los reactores.

El primer ministro trató de tranquilizar al mundo señalando que la situación en Fukushima está bajo control, a pesar de la admisión de que el agua subterránea se está contaminando por la radiación antes de fluir hacia el oceano Pacífico.

La empresa operadora, TEPCO, está tratando de solucionar el problema con el almacenamiento de enormes cantidades de agua que se están utilizando para enfriar los reactores nucleares.

Contenido relacionado