Rusia acusa formalmente de piratería a activistas de Greenpeace

Las autoridades de Rusia acusaron a cinco activistas de Greenpeace de piratería por una protesta el mes pasado contra la extracción de petróleo en el Ártico.

Entre ellos se encuentra la brasileña Ana Paula Alminhana Maciel, de 31 años.

Treinta personas fueron detenidas luego de que dos personas de una embarcación de la organización ambiental intentaran abordar una plataforma petrolera de Gazprom, la petrolera estatal rusa.

De ser condenados, los activistas se enfrentan a una pena máxima de 15 años de prisión.

Greenpeace asegura que los cargos de piratería son "irracionales, absurdos y escandalosos".

Los activistas proceden de Rusia, Estados Unidos, Argentina, Reino Unido, Canadá, Italia, Ucrania, Nueva Zelanda, Holanda, Dinamarca, Australia, Brasil, República Checa, Polonia, Turquía, Finlandia, Suecia y Francia.

Contenido relacionado