Al menos 130 inmigrantes muertos en Lampedusa

  • 3 octubre 2013

El naufragio de un barco con inmigrantes africanos dejó al menos 130 muertos cerca de la isla italiana de Lampedusa, el lugar escogido por el papa Francisco en julio pasado para concientizar al mundo del drama de los migrantes indocumentados.

La Guardia Costera italiana dijo que 150 personas fueron rescatadas.

La mayoría de los inmigrantes venían de Eritrea y Somalia, según Naciones Unidas.

Se cree que la embarcación llevaba a unas 500 personas en el momento del naufragio y que unas 200 están desaparecidas.

Lampedusa esta isla situada a 205 kilómetros de Sicilia y a sólo 113 de las costas del norte de África es la puerta de entrada para muchos inmigrantes en Europa.

El ministro del Interior, Angelino Alfano, indicó que el barco venía de Misrata, Libia, y comenzó a llenarse de agua cuando el motor dejó de trabajar.

Algunos de los que iban a bordo quemaron algo para tratar de atraer la atención de barcos que pasaban por la zona lo que hizo que el incendio se propagara.

Simona Moscarelli, portavoz de la Organización Internacional de Migración en Roma, dijo a la BBC que con el fin de escapar del fuego, "los migrantes se movieron hacia un lado de la embarcación, lo que hizo que esta se hundiera".

Se cree que solo seis de las 100 mujeres que iban a bordo sobrevivieron, además muchos de los que estaban allí no sabían nadar.

Las palabras del Papa

En su homilía del 8 de julio pasado, Francisco se refirió a "esas barcas que, en lugar de haber sido una vía de esperanza, han sido una vía de muerte".

El Papa pidió que este tipo de tragedias no se repitan, pero este jueves el barco que provenía del norte de África se incendió y hundió aproximadamente a un kilómetro de la costa.

En su cuenta de Twitter, el pontífice llamó a rezar por las nuevas víctimas.

El barco provenía de Libia pero muchos de los inmigrantes a bordo eran originarios de Eritrea, según la vocera de la Agencia para los Refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR) en Roma, Laurens Jolles.

Las autoridades italianas reaccionaron a través del alcalde de Lampedusa, Giusi Nicolini, quien describió lo sucedido como un "horror continuo".

Por su parte, la agencia Reuters cita al ministro de Transporte, Maurizio Lupi, señalando que "la inmensa tragedia de Lampedusa es insoportable para cualquier ser humano".

"Esos hermanos y hermanas nuestras intentaban salir de situaciones difíciles para encontrar un poco de serenidad y de paz; buscaban un puesto mejor para ellos y para sus familias, pero han encontrado la muerte. ¡Cuántas veces quienes buscan estas cosas no encuentran comprensión, no encuentran acogida, no encuentran solidaridad!", había dicho Francisco en julio.

Image caption Más de 160 personas lograron ser rescatadas.

La prensa local informó que al menos un niño y una mujer embarazada murieron en este naufragio.

Este miércoles, un borrador del informe sobre derechos humanos del Consejo de Europa indicó que Italia "está mal preparada" para un nuevo incremento de inmigrantes en sus costas.

El corresponsal de la BBC en la capital italiana, Alan Johnston, informó que en esta época del año, cuando las aguas del Mediterráneo tienden a estar calmas, embarcaciones provenientes de África y Medio Oriente zarpan casi todos los días con destino a Italia.

Pero en muchas ocasiones estos barcos llevan más personas de las que su capacidad permite y no están preparados para navegar en el mar.

Contenido relacionado