La libertad de prensa con Obama, "la peor desde Nixon"

Snowden
Image caption La actitud del gobierno con los filtradores de información como Snowden dañan a la libertad de prensa, dice el informe.

Un poco habitual informe sobre libertad de prensa en EE.UU. acusa al gobierno de Barack Obama de ser el más agresivo en cuanto a control de los medios de información desde el del presidente Richard Nixon (1969-1974).

El Comité de Protección de Periodistas denuncia que Obama ha incumplido su promesa de llevar adelante la administración más transparente de la historia del país y señala que las relaciones del gobierno con la prensa son tan malas que incluso llegan a obstaculizar el trabajo de los reporteros.

Es más, para evadir a los periodistas, la Casa Blanca ha creado su propia red de sitios en internet y redes sociales para emitir información favorable, incluidas reuniones del presidente con personalidades dadas con mucha discreción sin haber sido anunciadas en la agenda oficial y que no pudieron ser cubiertas por periodistas independientes.

Se trata de la primera vez que el comité, que se dedica a estudiar casos en el extranjero, se centra en EE.UU. y lo hace en medio de un número sin precedentes de casos de persecuciones legales a las filtraciones de información.

El secretario de prensa de Obama, Jay Carney, es también citado en el informe diciendo que tales quejas son parte de las "tensiones naturales" que se dan entre la Casa Blanca y los periodistas.

Secretismo

El autor del informe, el profesor Leonard Downie, antiguo director ejecutivo del diario The Washington Post, le dijo a la BBC que "demasiado de los asuntos del gobierno sigue siendo considerado secreto".

"No han reformado los procesos de libertad de información como prometieron", agregó.

"Y están usando las redes sociales y todo tipo de medios digitales para inundar al público con el mensaje del gobierno mientras dificultan el trabajo de los reporteros", lamentó Downie, de la Universidad Estatal de Arizona.

En su trabajo, Downie entrevistó a una treintena de periodistas, entre ellos los editores de la agencia estadounidense AP, que este año hizo público que el gobierno había interceptado las líneas telefónicas de más de cien de sus periodistas.

Además, habló con periodistas cuyas fuentes están siendo procesadas en un contexto en que cada vez son sometidos a más detectores de mentiras, vigilancia telefónica y registro de correos electrónicos.

"Espeluznante"

Downie considera "espeluznante" el frecuente uso de técnicas de espionaje para vigilar a empleados del gobierno que filtran información.

"Tantas investigaciones han desincentivado a los funcionarios del gobierno de hablar con los periodistas. Tienen mucho miedo, es un efecto espeluznante en la fuente gubernamental y en los periodistas", dijo Downie.

Image caption El informe acusa a Obama de incumplir su promesa de una adminstración transparente.

Según el autor del reporte, el gobierno "se ha pasado de la raya al procesar a funcionarios que dan información a la prensa con la Ley de Espionaje de 1917". "La norma fue diseñada para perseguir a espías extranjeros enemigos y está criminalizando el trabajo periodístico", agregó.

Downie contó que las fuentes de los periodistas en el gobierno ya están diciendo que no pueden ni responder al teléfono porque están siendo sometidos a vigilancia.

"Las vías de comunicación con la prensa han sido sistemáticamente bloqueadas", comenta.

"Ciertamente este es un control de la información muy estricto y una guerra contra las filtraciones sin precedentes", comentó al recordar que en los 90 años de vigencia de la ley de 1917 ha propiciado tres procesos, y con Obama ya se han registrado ocho.

"La mayoría han sido procesados son confidentes cuya información de debía haberse hecho pública", opina.

"Más transparente que nunca"

El portavoz de la Casa Blanca, Eric Schultz, aseguró que el presidente está comprometido con trabajar hacia una histórica transparencia y que se trata del primero en, por ejemplo, hacer pública la lista de visitantes de la sede del gobierno.

"En los últimos años, las agencias gubernamentales han hecho grandes esfuerzos para hacer el gobierno más transparente y accesible que nunca y proveer a los ciudadanos con información de utilidad para su día a día", dijo Schultz.

El funcionario aseguró que bajo la presidencia de Obama se ha fortalecido la protección de los que filtran información con una nueva ley que mejor la transparencia de los gastos del gobierno y la actividad de los lobistas, entre otras cosas.

Eso sí, aclaró que los empleados de las agencias de inteligencia no están sometidos a estas mismas normas.

Contenido relacionado