España investiga acusaciones de "genocidio" a Hu Jintao

  • 11 octubre 2013
Hu Jintao, expresidente de China
Image caption Los activistas tibetanos apuntan a Hu Jintao como responsable de las atrocidades cometidas en el Tíbet entre 1988 y 1992.

Un grupo de exiliados tibetanos pidió al Tribunal Superior de España que investigue las acusaciones de genocidio contra el expresidente chino Hu Jintao durante su tiempo a cargo del Tíbet.

Los jueces dictaminaron que eran competentes para manejar el caso porque uno de los activistas, el monje tibetano Thubten Wangchen, es un ciudadano español.

El gobierno de China expresó su rechazo a la decisión del tribunal.

El grupo afirma que el expresidente, quien renunció a principios de este año, fue el responsable de las atrocidades cometidas en la región cuando era el líder del Partido Comunista en Tíbet.

Entre 1988 y 1992, el tiempo que duró su mandato en la región, las tropas chinas reprimieron varias protestas multitudinarias e impusieron la ley marcial.

El remoto territorio montañoso es una región autónoma gobernada por Pekín.

Hua Chunying, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores, instó a España a no dar una plataforma a lo que llamó grupos anti-chinos.

Hua dijo que los exiliados tibetanos buscaban sabotear las relaciones entre China y España.

Pekín reclama una soberanía centenaria sobre el Tíbet, pero muchos tibetanos siguen leales al exiliado líder espiritual budista, el Dalai Lama. El líder budista es visto por sus seguidores como un dios viviente, pero por China como una amenaza separatista.

El genocidio, el crimen más grave contra la humanidad, se entiende por acciones dirigidas a la exterminación en masa de todo un grupo de personas.

Pero el corresponsal de la BBC en Pekín, Michael Bristow, señala que es muy difícil que Hu Jintao viaje a España a responder a estas acusaciones.

Contenido relacionado