Espejos gigantes llevan el sol por primera vez a localidad noruega

  • 30 octubre 2013
Rjukan, Noruega
Image caption Los espejos tienen una superficie de 17 metros cuadrados cada uno y están colocados en una montaña de 400 metros de altura.

El centro de la localidad noruega de Rjukan disfruta del sol invernal por primera vez, gracias a tres espejos gigantes colocados en una montaña que la rodea.

Rjukan, en el sur del país, se encuentra situada en un profundo valle y durante los seis meses de invierno las montañas de los alrededores generan sombra, incluso al mediodía.

La idea de utilizar espejos se planteó por primera vez hace 100 años, pero no fue sino hasta 2003 que la tecnología necesaria estuvo disponible.

La localidad, de 3.500 habitantes, organizó una gran fiesta para dar la bienvenida al sol y los escolares recibieron lentes de sol para que la inesperada luz no dañe sus ojos.

Los espejos tienen una superficie de 17 metros cuadrados cada uno y están colocados en una montaña a 400 metros de altura con respecto del centro de la localidad.

Se espera que iluminen un área de 600 metros cuadrados en el centro de Rjukan.

El proyecto tuvo un costo de US$850.000.

Rjukan se encuentra a 175 kilómetros al oeste de la capital, Oslo.