Irán y potencias mundiales logran acuerdo sobre programa nuclear

John Kerry y la delegación iraní
Image caption Las negociaciones se extendieron hasta la madrugada del domingo.

Las seis potencias mundiales, Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania, alcanzaron un acuerdo con Teherán en Ginebra sobre el programa nuclear iraní.

El acuerdo incluye la reducción de las actividades nucleares de Irán, inicialmente por seis meses, a cambio de un retiro limitado de las sanciones en su contra.

El presidente estadounidense, Barack Obama, recibió positivamente el trato. Dijo que éste incluía "limitaciones sustanciales que ayudarán a prevenir que Irán construya un arma nuclear".

Indicó que el acuerdo es "un importante primer paso" hacia un pacto integral que busca poner fin a cualquier amenaza a la paz mundial.

Pero Irán continúa insistiendo en que su país retiene el derecho a seguir su programa de enriquecimiento de uranio.

En un discurso transmitido en vivo el domingo en la televisión iraní, el presidente Hassan Rouhani declaró que el resultado de las negociaciones con las seis potencias es que "éstas han reconocido los derechos nucleares de Irán".

Agregó que Teherán "nunca ha tenido la intención de desarrollar armas nucleares" tal como lo han afirmado repetidamente los gobiernos occidentales. Y que se le debe permitir el enrirquecimiento de uranio para utilizarlo en plantas de energía.

Señaló que la tencología nuclear de su país continuará desarrollándose.

Pero el mandatario declaró que el acuerdo "es un primer paso importante hacia un trato más amplio que comenzará de inmediato" para el cual Irán "está firmemente comprometido".

Sanciones

El grupo de las seis potencias trabajaba desde el miércoles para intentar negociar un acuerdo que fuese aceptable para Irán.

Y tal como señala el corresponsal de la BBC en Ginebra, James Reynolds, "se trata del acuerdo más significativo alcanzado entre Irán y las potencias mundiales en una década",

El secretario de Estado de EE.UU, John Kerry, dijo desde Ginebra que el pacto contribuirá a que se incremente la seguridad de los aliados de EE.UU. en el Medio Oriente, incluyendo a Israel.

Kerry explicó además que Irán no podrá enriquecer uranio por encima del 5% y que dentro de seis meses deberá deshacerse de todas sus reservas de uranio enriquecido al 20%: "Los 200 kilos que posee Irán quedarán en cero".

Otro de los compromisos destacados por Kerry fue que el reactor nuclear de Arak no será puesto a funcionar durante el periodo de vigencia del acuerdo.

"Mal acuerdo"

Image caption Obama destacó que el próximo reto será buscar un acuerdo "duradero y comprensivo".

Sin embargo, aunque Estados Unidos insiste en que el acuerdo "hará más seguros a nuestros socios en la región", Israel rechazó el trato calificándolo de "mal acuerdo" y dijo que no se sentía obligado a él.

"Este es un mal acuerdo que otorga a Irán lo que deseaba: el retiro parcial de sanciones mientras mantiene una parte esencial de su programa nuclear" indicó una declaración emitida por la oficina del primer ministro, Benjamin Netanyahu.

Los comentarios de Israel surgen al mismo tiempo en que se dio a conocer que Estados Unidos e Irán habían sostenido una serie de conversaciones secretas y directas durante el año pasado.

El acuerdo fue recibido con particular optimismo por el presidente Obama, quien en un discurso el sábado por la noche destacó que éste es el progreso más significativo y tangible con Irán desde que él asumió el poder.

Obama también señaló que todavía hay muchos retos pendientes, que no será una labor fácil y que en los meses por venir el reto será buscar un acuerdo duradero y amplio que resuelva este hecho que ha amenazado la seguridad de su país.

Contenido relacionado