Ucranianos marchan contra renuncia a acuerdo con UE

Manifestaciones en Kiev
Image caption Cerca de 100.000 manfestantes se dieron cita en Kiev portando banderas de la oposición o la UE.

Miles de personas participan este domingo en una marcha de protesta por el centro de la capital de Ucrania, Kiev, contra la decisión del gobierno de renunciar a la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

"Ucrania es Europa", coreaban los manifestantes, que portaban dos banderas de grandes proporciones, la de Ucrania y la de la Unión Europea. Algunas estimaciones hablan de cerca de 100.000 participantes en la marcha.

La oposición acusa al presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, de traicionar los intereses nacionales.

El gobierno anunció el pasado jueves la suspensión de los preparativos para la firma del acuerdo, que estaba prevista para la próxima semana.

Las autoridades afirmaron que su decisión responde a motivos puramente económicos y señalaron que no podían darse el lujo de perjudicar las relaciones de su país con Rusia. Ucrania se encuentra bajo una fuerte presión de Moscú para rechazar el acercamiento con la UE y elegir en cambio unirse a una unión aduanera liderada por Rusia.

"El Gobierno de Ucrania se arrodilla de pronto ante el Kremlin. Las políticas de presión brutales evidentemente funcionan", denunció en su cuenta en Twitter el ministro sueco de Exteriores, Carl Bildt.

Analistas señalan que la negativa de Ucrania a la firma de un Acuerdo de Asociación amenaza con ser el golpe definitivo a la estrategia de la Unión Europea para el este de Europa, donde el bloque compite con Rusia por ganar influencia.

La llamada Asociación Oriental, iniciativa puesta en marcha en 2009, busca atraer hacia Europa a varias repúblicas exsoviéticas a las que, de entrada, no se les ofrece la vía de la adhesión.

El plan prevé estrechar lazos políticos y económicos con Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Moldavia y Ucrania, ofreciéndoles ayudas financieras y facilidades para sus ciudadanos y empresas, así como la eliminación de visas.

A cambio, la UE reclama progresos hacia el modelo europeo de democracia y respeto de los derechos humanos.

Cuatro años despues, sólo Georgia y Moldavia siguen mostrando interés en el plan.