La potentada que celebra haber sido despedida de Wall Street

Sallie Krawcheck
Image caption Sallie Krawcheck quiere ver a más mujeres con altos cargos en finanzas.

Sallie Krawcheck solía ser la mujer más poderosa de Wall Street antes de que la despidieran públicamente en el momento cumbre de la crisis financiera.

Hoy siendo la directora de la red de mujeres 85 Broads dice que está agradecida de haber sido despedida.

Entre 2007 y 2011 Krawcheck ocupó posiciones prominentes en bancos como Citigroup y Merrill Lynch. Estos puestos la convirtieron en la mujer de más alto rango de Wall Street.

Pero en la cumbre de la crisis financiera entre 2008 y 2009, mantuvo enfrentamientos públicos con Vikram Pandit, el entonces jefe ejecutivo de Citigroup, por insistir en que el banco pagara a los inversores que perdieron su dinero usando instrumentos financieros defectuosos creados por Citigroup.

Finalmente la forzaron a dejarlo, un destino que volvería a repetirse tan sólo unos años después, tras tomar el puesto de jefe ejecutiva de Merrill Lynch, subsidiaria de Bank of America.

Recorte en diversidad

Aunque estos despidos ciertamente dolieron, provocaron en Krawcheck una epifanía: sintió que en tiempos de crisis las compañías reaccionan cerrando filas y quien sufre las consecuencias es la diversidad, particularmente la diversidad de género.

"Lo que vi miles de veces durante la crisis fue, 'Nos gustaría darle a ella esta oportunidad, pero necesitamos ir por lo seguro, no podemos permitirnos la diversidad ahora mismo", dice.

Así que ahora, como jefa de 85 Broads, Krawcheck dice que su objetivo es trabajar más activamente en la forma de corregir el desequilibrio de género en puestos elevados.

Invertir en mujeres

Image caption 85 broads es una organización que conecta a mujeres profesionales.

Krawcheck compró 85 Broads por una cifra no divulgada a su fundadora Janet Hanson el pasado mes de mayo.

Esta organización fue creada por un grupo de mujeres que trabajaron en la antigua sede de Goldman Sach en 85 Broad Street, y su idea inicial fue crearla para auspiciar a mujeres en el banco.

Ahora se ha convertido en una organización con más de 30.000 subscripciones de pago procedentes de 130 países.

"Durante gran parte de mi carrera, traté de evitar el tema de ser una mujer de negocios, vagamente preocupada de que hablando demasiado de ello me retendría de algún modo", cuenta.

"Mi respuesta usual era: 'Ay Dios, nunca pienso sobre ser una mujer de negocios, sólo estoy enfocada en hacer el trabajo".

Sin embargo, dice que su primer trabajo, como analista en Solomon Brothers en los 80, le enseñó a invertir en aquello que se sustenta sobre una investigación.

Y dice que investigaciones demuestran que "las mujeres son una inversión fenomenal y que eso es verdad en cualquier modo que puedas definir".

Krawcheck cita datos demostrando que compañías con gran diversidad entre sus directivos tienen mayores beneficios, menos volatilidad, más innovación, prestan más atención al cliente, ofrecen más beneficios a los socios y presentan menos disparidad de género en los salarios.

Sin embargo, a pesar de estas estadísticas, piensa que la diversidad de género, particularmente en los servicios financieros, se estancó, mayormente como resultado de la crisis financiera.

Una mirada desde fuera

Image caption Sallie Krawcheck dice que su despido le dio una nueva perspectiva.

Durante periodos de estrés es más fácil para todos nosotros estar con gente similar", dice sobre el comportamiento de Wall Street en ese periodo. "Pero finalmente se vuelve un atajo".

Piensa que como resultado de este impulso por echar a los foráneos, se pueden a menudo tomar malas decisiones.

"Lo que vi fue una gran cantidad de pensamiento en grupo durante el colapso financiero", dice, "la misma gente, la misma formación, mirando a los mismos datos y llegando a la misma conclusión, que en este caso era equivocada".

Durante este tiempo dice que fue consultada un par de veces pero no necesariamente escuchada.

Según explica, su objetivo con 85 Broads es escuchar a los miembros para convencer a los jefes de Walls Street y otras grandes organizaciones de que la diversidad de género es crucial para el éxito, que en tiempos de estrés, en lugar de cerrar rangos, las compañías deberían tener el punto de vista de alguien de fuera.

Además, quiere extender la misión de 85 Broads a invertir en compañías dirigidas por algunas de sus miembros o por otras mujeres poderosas.

Krawcheck admite que aunque los dos despidos le ayudaron a darse cuenta de lo que realmente quería hacer como ejecutiva, no fue una caída fácil de enfrentar dos veces.

"En mi mente me sentaba en el sofá con mi chándal durante nueve meses y esperaba a que sonara el telefono", cuenta al recordar cuando fue despedida por Citigroup. Pero dice que está agradecida tanto por los buenos como por los malos momentos.

"He tenido un montón de buenos y malos momentos y la gente me pregunta cómo los he soportado", dice.

"Sé gracias a muchos emprendedores que (ser jefe de tu propia compañía) te da optimismo. Yo diría que la emoción más abrumadora es la de la gratitud".

Contenido relacionado