Trágico fin en venta de viñedo francés a magnate chino

Lam Kok y James Gregoire con sus esposas, tras firmar el contrato.
Image caption Lam Kok y James Gregoire con sus esposas, tras firmar el contrato.

Buzos de la policía continúan con la búsqueda de los pasajeros de un helicóptero que se estrelló el viernes en el río Dordogne, en el suroeste de Francia.

En el helicóptero viajaba Lam Kok, un multimillonario chino que acababa de comprar un prestigioso viñedo en la región de Bordeaux, su hijo de 12 años, el exdueño del castillo James Gregoire y un intérprete.

Hasta el momento, la policía sólo ha recuperado el cuerpo del niño.

Image caption Restos del helicópeto fueron encontrados en el río Dordogne.

Aunque ya han sido hallados los restos del helicóptero, aún continúa la búsqueda del resto de los pasajeros.

Según reportes del periodista de la BBC basado en París, Hugh Schofield, las fuertes corrientes del río han complicado la operación de rescate.

Se cree que la compra del viñedo es una de las mayores inversiones hechas por un empresario chino en la región vitivinícola de Bordeaux.

El viernes hubo celebraciones en el Chateau de la Riviere, un castillo del siglo XVI, para marcar el acuerdo.

A último momento

Lam Kok, magnate de 46 años basado en Hong Kong cuya especialidad son los tés finos, tenía previsto convertir el sitio en un centro de degustación de tés y vinos.

Tras las presentaciones y una conferencia de prensa, el antiguo dueño de la propiedad le ofreció al nuevo propietario recorrer la finca en helicóptero.

Image caption La esposa de Lam Kok decidió no subir al helicóptero a último momento.

Según un fotógrafo de la agencia AFP presente en el evento, la esposa de Kok desistió a último momento de sumarse al viaje porque "le tenía miedo a los helicópteros".

Gregoire pilotó la nave. Al poco tiempo, residentes de la zona informaron que vieron al helicóptero caer en el río.

La embajada de China en la capital francesa ha enviado funcionarios consulares al lugar del accidente.

Recientemente ese país se ha convertido en el mayor destino de exportación de vinos Bordeaux.

Durante los últimos cuatro años, decenas de viñedos han sido comprados por inversores chinos.