China y Corea del Sur condenan visita de premier japonés a controvertido santuario

  • 26 diciembre 2013
Abe en el controvertido templo
Image caption Abe desestimó que la visita vaya a aumentar las tensiones con Pekín y Seúl.

China y Corea del Sur condenaron la sorpresiva visita del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, al controvertido santuario de Yasukuni, que honra a los caídos japoneses en la guerra, pero también alberga los restos de militares japoneses condenados por crímenes contra la humanidad durante la Segunda Guerra Mundial.

Seúl calificó el acto como deplorable y dijo estar furioso, mientras Pekín indicó que era "absolutamente inaceptable" y llamó a su embajador en Tokio.

Es la primera vez en siete años que un premier japonés visita el santuario que Corea del Sur y China, ocupados por Japón en distintos períodos, ven como un símbolo del militarismo de la nación nipona.

Funcionarios estadounidenses insinuaron que la visita exacerbará las tensiones en la región.

China, Japón y Corea del Sur están envueltos en una serie de disputas territoriales en el mar de China Oriental.

Sin embargo, Abe aseguró que valora las relaciones con ambos países y que su visita tenía como objetivo poner de relieve su oposición a la guerra.