Colombia suspende envíos de carbón de la firma estadounidense Drummond

Carbón colombiano
Image caption El gobierno quiere que la compañía implemente un sistema de carga directa para evitar una mayor contaminación.

El gobierno de Colombia ordenó este miércoles la suspensión de los envíos de carbón de la minera estadounidense Drummond por motivos medioambientales.

La suspensión fue anunciada por la ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luz Helena Sarmiento, y se mantendrá hasta que la compañía –la segunda exportadora de carbón de Colombia, el cuarto mayor exportador de ese mineral a nivel mundial– implemente un sistema de carga directa que ayude a evitar una mayor contaminación de la bahía de Santa Marta, donde mantiene operaciones.

"Sabemos que esta es una decisión muy costosa para el país, pero lo que está en riesgo además del tema ambiental y social es la credibilidad institucional de las autoridades colombianas. La ley es para todos. Y nuestra obligación como Gobierno es hacerla cumplir", afirmó Sarmiento.

"La medida que se comunica hoy y se empieza a ejecutar de manera inmediata, garantiza que el proceso técnico de cierre del cargue del carbón no pueda exceder en ningún caso los próximos 5 días", explicó.

En diciembre pasado la minera estadounidense informó que el puerto de cargue directo del mineral –necesario para dar cumplimiento a una ley de 2011– sólo podría entrar en funcionamiento hasta el próximo mes de marzo, algo que entonces achacó a una huelga de trabajadores.

Pero el gobierno colombiano había fijado como plazo máximo para la interrupción de la carga mediante barcazas el 1ro de enero de este año.

Y el derrame de miles de toneladas de carbón de la Drummond en la bahía de Santa Marta en enero del año pasado, luego de un incidente con una de esas barcazas, ya había pueso a la minera estadounidense en el ojo del huracán.

Lea también: El mal momento del carbón colombiano

Minería polémica

Según el corresponsal de BBC Mundo en Colombia, Arturo Wallace, muchos en Colombia también se preguntan hasta qué punto la proximidad de las elecciones pudo haber influido en la decisión gubernamental.

Image caption Colombia es el cuarto exportador de carbón a nivel mundial.

"A finales del año pasado el gobierno había dado a entender que permitiría la carga de carbón vía barcazas a cambio de una multa diaria", explicó Wallace.

"Pero las numerosas críticas recibidas en los últimos días parecen haber obligado a las autoridades a descartar esta posibilidad", agregó.

Según Wallace, si bien la minería es una importante fuente de recursos para el Estado colombiano –sólo las regalías derivadas de las exportaciones de carbón de la Drummond ascienden a unos US$6 millones diarios– la relación entre la actividad minera y el medio ambiente es un tema que preocupa a cada vez más ciudadanos.

"Fueron decenas miles las personas que en su momento se movilizaron para intentar impedir la explotación industrial de oro en el páramo de Santurbán, en el departamento de Santander, por su importancia como recurso hídrico", recordó el corresponsal de BBC Mundo.

"Y un número todavía mayor celebró, el año pasado, los esfuerzos del pequeño poblado de Piedras, Tolima, por oponerse a la que podría ser la mina de oro más grande del país".

Lea también: El pueblo colombiano que no quiere oro

Así las cosas, y gracias al nivel de organización de los ambientalistas y su buen manejo de las redes sociales, el costo político de darle la espalda al medio ambiente parece ser cada vez más alto en Colombia, afirmó Wallace.

"Y cada vez también son más los electores que le piden a las autoridades mayor firmeza frente a las grandes compañías trasnacionales que explotan los recursos minerales del país. Algo que es más difícil de ignorar en un año electoral", explicó.

La medida, sin embargo, tendrá consecuencias.

Según la agencia Reuters la suspensión de las exportaciones de la Drummond reducirá las exportaciones de carbón colombiano en aproximadamente un tercio.

Y más temprano la agencia Bloomberg ya había reportado que la posibilidad de una sanción ya había provocado un ligero aumento en los precios internacionales del carbón.

Contenido relacionado