François Hollande elude los temas privados para centrarse en la economía

  • 14 enero 2014
Holland, Gayet, Trierweiler Image copyright AFP
Image caption El presidente Hollande pidió respeto por su vida privada en la primera rueda de prensa de 2014.

El presidente de Francia, François Hollande, ofreció una conferencia de prensa en el Palacio del Elíseo el martes en la que aunque pretendía hablar de sus políticas económicas, terminó evadiendo preguntas sobre su vida sentimental.

La rueda de prensa estaba planeada desde mucho antes de que la revista Closer publicara un artículo con el supuesto romance del mandatario con la actriz Julie Gayet, y su objetivo era presentar las estrategias para ayudar la débil economía francesa.

El discurso duró algo más de media hora y presentó las áreas de negocio principales donde se necesitan reformas.

Sin embargo, los cientos de periodistas que asistieron al palacio presidencial estaban más interesados en la situación sentimental del presidente, que parece ser el tema que ocupa por estos días a la sociedad francesa.

"Los asuntos privados deben tratarse en privado"

Hollande reconoció estar pasando "momentos difíciles" a nivel personal, pero afirmó que "los asuntos privados deben tratarse en privado", y eludió confirmar si su compañera Valérie Trierweiler sigue siendo la primera dama.

Aseguró que "no era ni el momento ni el lugar" para contestar preguntas sobre su vida personal. Y prometió aclarar la situación antes de su visita oficial a Estados Unidos el 11 de febrero, en la que se espera que Trierweiler lo acompañe.

Dijo que no se referiría a los reportes sobre el romance con la actriz Julie Gayet "por respeto a los involucrados".

Lea también: Hollande se enfrenta a la prensa por fotos de su "amor secreto"

Image copyright AFP
Image caption La revista Closer publicó un artículo sobre el supuesto romance del presidente Hollande con una actriz.

Según el periodista de la BBC en París, Hugh Schofield, la prensa francesa respeta este derecho a la privacidad del mandatario.

Cuando le preguntaron sobre la salud de su compañera sentimental, Valérie Trierweiler, quien fue hospitalizada el viernes después de que salió publicado el artículo, aseguró que se encuentra descansando y agregó que no tenía más comentarios al respecto.

En cuanto a su seguridad personal -la cual algunos creen que se ha visto comprometida al movilizarse en una motocicleta por París- Hollande respondió: "Cuando viajo oficialmente y a título privado, tengo una protección menos sofocante pero estoy protegido en todas partes''.

Promesas económicas

En la conferencia de prensa, Hollande esbozó algunas ideas para combatir el desempleo, una de sus promesas claves de campaña.

Una de las críticas recurrentes de la política económica de Francia es que el gobierno es demasiado grande y las cargas de impuestos y la regulación -sobre todo en el mercado laboral- son excesivas.

El presidente francés se comprometió a recortar 50.000 millones de euros (unos US$68.322 millones) del gasto público durante tres años.

También dio más detalles sobre su propuesta de "pacto de responsabilidad" que recortará impuestos a empresas a cambio del compromiso de contratar a más trabajadores.

Image copyright Reuters
Image caption Hollande dijo que clarificará la situación antes de su visita a EE.UU. el próximo mes.

Los analistas aseguran que el impacto dependerá de la eficacia con que estos y otros compromisos sean implementados.

Francia está luchando con un débil crecimiento económico y el elevado desempleo persistente.

Las cifras de octubre muestran que 3,27 millones de personas -equivalente al 10,3% de la fuerza laboral- estaban desempleados.

Un desliz de popularidad

Más allá del escándalo sentimental, en Francia hay un claro interés por el supuesto romance del presidente en lo que concierne a Valérie Trierweiler, que ostenta el estatus de primera dama, ya que ella tiene una oficina en el Palacio del Eliseo con seis funcionarios pagados con dineros públicos.

El escándalo llega en un momento difícil para Hollande, cuando las encuestas de opinión sugieren que ya es uno de los presidentes franceses con menos popularidad de la historia.

En la rueda de prensa, el presidente francés dejó abierta la posibilidad de demandar a Closer por su artículo.

Contenido relacionado