México insiste en pedir clemencia para el reo que será ejecutado en Texas

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México (CNDH) insistió este lunes en los pedidos de clemencia para Edgar Tamayo, ciudadano de ese país cuya ejecución está prevista para el miércoles en Texas, Estados Unidos.

El presidente de la CNDH, Raúl Plasencia, hizo público un comunicado en el que afirma que el gobernador de Texas, Rick Perry, "tiene la obligación legal y humana de revisar y reconsiderar la sentencia a la pena capital" por lo que considera fueron "deficiencias en el procedimiento penal".

Tamayo, sentenciado por asesinar un policía, es uno de los 51 mexicanos incluidos en la resolución emitida por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en 2004, el "Fallo Avena", que determinó la revisión de los casos por no habérseles respetado el derecho a la asistencia consular.

El ombudsman había enviado hace unos días una carta a Perry y la Junta de Perdones de Texas pidiendo la suspensión de la ejecución y que la pena le fuera conmutada por una de prisión.

El domingo, el gobierno mexicano expresó su "firme rechazo" a la ejecución de Tamayo, calificándola de "una clara violación por parte de EE.UU. de sus obligaciones internacionales previstas en la Convención de Viena".

La semana pasada, el Ejecutivo había presentado una demanda federal para exigir que el gobernador Perry y la Junta de Perdones se abstengan de ejecutar a Tamayo.