Misionero surcoreano "confiesa" ser espía

  • 27 febrero 2014

Un misionero surcoreano detenido en Corea del norte fue mostrado a la prensa en Pyongyang admitiendo que supuestamente había entrado al país con el objetivo de predicar el cristianismo y derrocar al gobierno.

El misionero bautista Kim Jung-Wook, a quien Pyongyang acusa de ser un espía, habló a la prensa en una conferencia de prensa altamente controlada por las autoridades norcoreanas.

Kim dijo a la prensa que contaba con el apoyo de las fuerzas de inteligencia de Seúl.

Dijo que entró a Corea del Norte por la frontera con China en octubre pasado portando literatura religiosa y que había sido arrestado al día siguiente.

Miembros de su congregación en Seúl señalan que el misionero ha trabajado por años ayudando a refugiados norcoreanos en China y rechazaron la idea de que sea un espía.